martes, 27 de febrero de 2018

21:14:00
NUEVA YORK, 27 de febrero de 2018.- Un informe realizado por expertos de Naciones Unidas asegura que Corea del Norte ha estado enviando suministros al Gobierno sirio que podrían ser utilizados en la producción de armas químicas.

Así lo consigna el diario The New York Times, que afirma haber tenido acceso al documento que habría detectado que los técnicos en misiles de Corea del Norte trabajan en instalaciones conocidas de armas químicas y misiles dentro de Siria.

La evidencia de una conexión con Corea del Norte se produce cuando Estados Unidos y otros países acusaron al Gobierno sirio de utilizar armas químicas contra civiles, incluidos los recientes ataques en el suburbio de Damasco, en el este de Guta, donde se habría utilizado cloro gaseoso.

Tanto el informe de la ONU como el rotativo aclaran que aún no hay evidencia concluyente sobre el tema, pero sí indicios de peso que apoyan la teoría de que el régimen de Kim Jong-un tiene nexos con el uso de armas químicas por parte del gobierno sirio. (EFE)

El documento indican que hubo tres envíos de materiales que se realizaron entre el 3 de noviembre y el 12 de diciembre de 2016. Varios meses antes, en agosto de 2016, una delegación de técnicos de misiles norcoreanos visitó Siria, momento en el que hubo una transferencia de "válvulas de resistencia especiales y termómetros conocidos por su uso en armas químicas", dijo el informe, sin dar más detalles.

Aunque los expertos que vieron el informe dijeron que las pruebas que citaban no demostraban definitivamente que existiera una colaboración continua entre Corea del Norte y Siria sobre armas químicas, sí afirmaron que proporcionó la cuenta más detallada hasta la fecha de los esfuerzos para eludir las sanciones destinadas a reducir el avance militar de ambos países.

En lo que va del año, según diplomáticos y testigos, se han producido varios ataques con cloro gaseoso en las zonas controladas por los rebeldes en Guta, Idlib y Afrin.

Antecedentes entre los países

El informe brinda, además, nuevos detalles de una relación militar entre Corea del Norte y Siria que data de varias décadas atrás. Durante las guerras árabe-israelíes en las décadas de 1960 y 1970, los pilotos norcoreanos volaron misiones con la Fuerza Aérea Siria. Más tarde, los técnicos de Corea del Norte ayudaron a desarrollar el arsenal sirio de misiles balísticos y a construir una planta de energía nuclear capaz de producir plutonio, que puede usarse para fabricar armas nucleares. Israel destruyó la planta en 2007.

Desde el comienzo de la guerra civil siria en 2011, ha habido sospechas de que Corea del Norte estaba proporcionando equipos y experiencia para mantener el programa de armas químicas del Presidente sirio, Bashar al-Assad. Esas sospechas no se aliviaron cuando, en 2013, Siria firmó la Convención sobre Armas Químicas y afirmó que renunciaba a sus reservas de armas químicas.

Asimismo, el informe de las Naciones Unidas dice que la cooperación continuó durante la guerra civil de Siria, a pesar de las sanciones internacionales. Se encontraron pruebas cruciales de ello en enero de 2017, cuando dos barcos con baldosas resistentes a los ácidos, comúnmente utilizados en la construcción de fábricas de armas químicas, fueron interceptados en el mar en ruta a Damasco, según el informe.

La cooperación relacionada con el ejército, si se confirma, indica importantes deficiencias en el esfuerzo internacional para aislar a ambos países. Los envíos habrían eludido la detección a pesar de que ambas naciones están sujetas a sanciones altamente restrictivas, y están bajo el intenso escrutinio de los servicios de espionaje estadounidenses y otros. (El Comercio)

0 comentarios: