martes, 27 de febrero de 2018

00:26:00
WELLINGTON, Nueva Zelanda, 27 de febrero de 2018.- “He conocido a muchos primeros ministros en mi época (...) Pero ninguna tan joven, no a demasiados tan inteligentes y nunca a una tan atractiva”. Este fue uno de los bochornosos comentarios que el periodista australiano Charles Wooley le dirigió a la primera ministra de Nueva Zelanda, de 37 años, Jacinda Ardern, el pasado domingo por la noche en el programa 60 minutos. "Sexista” fue lo menos que los neozelandeses le dedicaron como calificativo a la entrevista a través de las redes sociales.

La primera ministra, Jacinda Ardern, y su pareja, Clarke Gayford, con Charles Wooley en el programa "60 minutos". (Fotograma de la entrevista)

Al comentario sobre el atractivo de la primera ministra se sumaron las insistentes preguntas sobre el nacimiento su bebé. “Hay una pregunta verdaderamente importante que les quiero hacer y es: ¿Cuándo es exactamente la fecha de nacimiento de su bebé?”. Pese a que Ardern y su esposo, el periodista Clarke Gayford, reían incómodos ante la pregunta, Wooley siguió insistiendo. “Es interesante cuánta gente ha estado contando los días” o “¿por qué no debería concebirse un niño durante una campaña electoral?”, fueron algunas de las cuestiones que el presentador a las que, educada pero tajantemente, la primera Ministra hizo frente: “La elección estaba hecha. No tenemos que entrar en estos detalles”.

Muchos telespectadores salieron a defender a la primera ministra a través de Twitter y Facebook; mientras que unos calificaron la entrevista de “misógina” e “inapropiada”, otros la caracterizaron como “repugnante” y “horripilante”. Ardern contó a los medios de comunicación locales que aunque no encontró ofensiva la entrevista, la pregunta sobre el nacimiento de su hijo la sorprendió. Por el contrario, Gayford manifestó con cierto humor su irritación por el programa en un tuit con fotos de paisajes de Nueva Zelanda en el que se puede leer “Un lugar perfecto para escapar 60 minutos o más cuando sea necesario”. Por su parte, el periodista australiano se defendió y calificó de orwelliana la reacción de la gente.

No es la primera vez que Ardern tuvo que enfrentarse a la visión machista, patriarcal y antigua de quienes todavía ven en la mujer más forma que fondo. En una de sus primeras entrevistas como candidata del Partido Laborista, un periodista le dijo que los neozelandeses tenían derecho a saber si su primera ministra se cogería un permiso por maternidad durante su mandato, ante lo cual contestó de forma bastante vehemente: “Es inaceptable que en 2017 las mujeres tengan que responder a esta pregunta en su lugar de trabajo. La decisión de una mujer sobre cuándo quiere ser madre no debería predeterminar si se les ofrece o no un trabajo”.

Después, cuando ella y su pareja anunciaron en enero que tendrían un hijo, subrayó que no era la primera mujer en trabajar y tener un bebé. "No soy la primera mujer en realizar múltiples tareas. No soy la primera mujer en trabajar y tener un bebé”. Aquel mismo día, también alguien le preguntó si estaba pensando en casarse. Se lo tomó a broma y respondió girándose hacia su pareja, “Vaya, me gusta la idea de que estamos haciendo todo al revés”. (El País)

0 comentarios: