jueves, 25 de mayo de 2017

12:01:00
QUITO, Ecuador, 25 de mayo de 2017.- Limpiándose el rostro con un pañuelo, apenas entregó la banda presidencial a Lenín Moreno, Rafael Correa se dirigió directo al hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) "Carlos Andrade Marín" para iniciar una serie de chequeos médicos por señales de una posible afección de neumonía.

Trascendió que está estable pero que permanecería internado por varias horas en el tercer piso de esta casa de salud, pues ayer le realizaron una tomografía y la recomendación era que permaneciera bajo cuidados médicos.

Gabriela Rivadeneira, secretaria ejecutiva del movimiento oficialista Alianza País, aseguró que el exmandatario presenta una “recuperación pronta” por lo que expresó su esperanza de tener “buenas noticias a partir de la tarde o máximo mañana.” (AFP)

Su esposa, Anne Malherbe, y su hijo Miguel lo acompañaron, al igual que un equipo de miembros del Servicio de Protección Presidencial que lo esperaba en los exteriores del hospital en cuatro vehículos Toyota Land Cruiser, que se usaban para movilizarlo en los últimos años.

El propio mandatario indicó, en su cuenta de Twitter, que el lunes pasado en la inauguración de la plataforma gubernamental del Sector Financiero tenía fiebre de 39°.

AP emitió ayer un comunicado firmado por su secretaria, Gabriela Rivadeneira, que afirmó que tuvo un decaimiento en su salud que se acrecentó con la falta de reposo. Debido a la neumonía que padece permanecerá interno hasta presentar mejoría. (El Universo)