jueves, 25 de mayo de 2017

12:24:00
BRASILIA, Brasil, 25 de mayo de 2017.- El presidente de Brasil, Michel Temer, revocó este jueves la orden de despliegue de tropas en Brasilia, ordenada la víspera luego de los violentos incidentes que dañaron edificios ministeriales en la capital.

“El presidente de la República decretó: ART 1º; la revocación del Decreto del 24 mayo de 2017, el cual autoriza el recurso a las Fuerzas Armadas como garantía de la Ley y el Orden en el Distrito federal”, dijo una edición especial del Diario Oficial de la Unión colgada en internet.

Luego de la publicación del nuevo decreto, las fuerzas que durante la noche protegían otros edificios públicos en la Explanada de los Ministerios comenzaron a replegarse, constató una reportera de la agencia de noticias AFP.


Temer ordenó el despliegue de 1.500 militares -1.300 del Ejército y 200 de la Marina- después de los desmanes cometidos por grupos de jóvenes encapuchados durante un masiva manifestación sindical que reclamaba su renuncia y el retiro de las medidas de austeridad en el curso en el Congreso.

La policía replicó con gases lacrimógenos, bombas de estruendo y balas de goma. Los enfrentamientos dejaron siete detenidos y unos 50 heridos, de acuerdo a informes oficiales.

Las fechadas de varios ministerios mostraban por la mañana las huellas de los enfrentamientos, con vidrios rotos y parte del mobiliario quemado. El más dañado fue el ministerio de Agricultura.

La decisión de desplegar tropas levantó una batahola, en momentos en donde Temer se encuentra asediado por denuncias de corrupción y asiste a una erosión acelerada de su base aliada. La presencia de tropas en la capital trajo, además, recuerdos de la época de la dictadura militar (1964-1985), pero el despliegue se basa en disposiciones constitucionales, según alegó el gobierno.

Con su decreto, Temer tuvo “la última oportunidad de demostrar autoridad de un gobierno que se terminó”, sintetizó la columnista María Cristina Fernandes, del periódico económico Valor.

Cabe recordar que el presidente de Brasil se encuentra siendo investigado por el Supremo por presuntamente incurrir en el delito de corrupción. (Segundo Enfoque)