domingo, 14 de mayo de 2017

09:01:00
MONTMELÓ, Barcelona, 14 de mayo de 2017.- En una carrera histórica, como no se recordaba desde hace décadas, Sebastian Vettel y Lewis Hamilton se jugaron el triunfo hasta el final en el GP de España. Al final, Mercedes, con una estrategia acertada y un inspirado piloto inglés doblegaron al alemán de Ferrari, que completó una extraordinaria carrera. "Checo" Pérez quedó en cuarto lugar.

Fernando Alonso se vio tocado por Felipe Massa en la segunda curva de carrera y tras una excursión se vio rezagado. Las paupérrimas prestaciones de su motor Honda no le permitieron más que acabar duodécimo al asturiano, que consigue terminar la primara carrera de 2017 en la quinta cita.

Val, un niño vestido con la camiseta y la gorra de Ferrari, empezó a llorar por el abandono de Raikkonen y entristeció a toda la red.

Raikkonen se tocó con Bottas y luego con Verstappen.

Finalmente pero, lo que antes eran lágrimas se convirtió en alegría cuando el niño en cuestión presenció el adelantamiento espectacular de Vettel sobre Bottas en la vuelta 25 en la misma curva en la que Raikkonen abandonó. El destino quiso que se tratara del mismo lugar, para devolverle la ilusión a este pequeño ferrarista.

Raikkonen junto al niño francés que emocionó a la red. (Twitter)

Así llegaron a la meta del Circuit de Barcelona-Catalunya.

Acabó con un excelente pasada a Lance Stroll, un piloto que no da los mínimos para este campeonato, a pesar de contar con un Williams equipado con motor Mercedes.

Por cierto, Massa acabó por detrás del asturiano también.

Carlos Sainz estuvo extraordinario desde la salida y se las tuvo tiesas con el Haas de Magnussen, al que acabó pasando. Finalmente era octavo, pero el coche que le antecedía, el de Wehrlein, tenía una penalización de cinco segundos, por los que toma un séptimo ganado a ley, e intercambia el gran puesto de Fernando ayer en parrilla.

El día de Val, niño francés de 6 años, en el Circuit de Barcelona-Catalunya, será seguramente uno de los que más recordará cuando sea mayor. El pequeño y gran seguidor de Ferrari no pudo contener las lágrimas en la vuelta 1 del GP de España cuando vio que Raikkonen abandonaba tras tocarse con Bottas y Verstappen. Su llanto desconsolado no pasó desapercibido por Ferrari, que emocionó al resto de hinchas de la F1 con un bonito gesto con el pequeño galo.

Ferrari se acercó a la grada en la que Val estaba junto a su familia y le ofrecieron algo que nunca olvidará, el poder ir al hospitality de Ferrari para encontrarse con uno de sus ídolos, Kimi Raikkonen. El finlandés conoció al pequeño chaval que se hizo famoso por su sentimiento ferrarista y se hizo una foto junto al joven, dejando una de las mejores imágenes del GP de España y acabando así con la tristeza del chico, transformándola por una alegría sin límites.

De la decepción más profunda a hacerse una foto junto a su ídolo en menos de dos horas, una muestra de que algo está cambiando en el circo de la Fórmula 1 desde el cambio de propietarios. (Fabio Marchi / Javier Alfaro / Mundo Deportivo)