domingo, 14 de mayo de 2017

15:23:00
LIMA, Perú, 14 de mayo de 2017.- El ex presidente de Perú Alberto Fujimori (1990-2000) anunció este domingo que ha dejado el área de cuidados intensivos de la clínica de Lima donde fue internado el jueves tras sufrir una taquicardia y dijo que ya pasó “la etapa más crítica” de su dolencia.

“Fue un gran susto pero ya pase la etapa más crítica”, señaló el exgobernante en un mensaje en su cuenta en Twitter, antes de agregar que ha sido enviado al área de cuidados intermedios de la clínica.

Fujimori agradeció a sus seguidores por “sus grandes muestras de solidaridad” y también envió un saludo por el Día de la madre, que se celebra hoy en Perú, en el que incluyó a sus hijas Keiko y Sachie.

“La prisión y el tiempo no me impiden viajar en mi memoria para volver a encontrarme con todas las madres luchadoras del Perú”, remarcó antes de desear que Keiko y Sachie “la pasen muy bien.”

e es trasladado periódicamente a clínicas de Lima para recibir tratamiento por algunos males crónicos que padece, como una hernia en la columna vertebral, hipertensión arterial, gastritis hemorrágica y unas lesiones en la lengua, conocidas como leucoplasia, de las que fue operado hasta en seis ocasiones.

“Gracias por mis lindas nietas”, concluyó.

Fujimori, quien cumple una condena a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad, fue trasladado el jueves de emergencia a una clínica de Lima tras sufrir una taquicardia, en medio del debate que se ha abierto sobre un indulto humanitario reclamado por los portavoces del partido fujimorista Fuerza Popular, que el presidente Pedro Pablo Kuczynski ha reiterado que no concederá.

El excongresista Alejandro Aguinaga, médico personal de Fujimori, señaló el jueves que la salud de Fujimori, de 78 años, se alteró con el debate suscitado en la opinión pública en torno su eventual indulto, aunque el viernes consideró que se trató de “una infeliz coincidencia.”

La opinión del médico de Fujimori contradijo lo afirmado este jueves por el congresista Kenji Fujimori, hijo del expresidente, quien aseguró que las complicaciones de salud de su padre eran causadas por las “falsas expectativas” de libertad.

La ministra de Justicia y Derechos Humanos, María Soledad Pérez Tello, explicó en abril que Fujimori no reúne las condiciones para un indulto humanitario porque no tiene una enfermedad terminal ni otra que se agrave por sus condiciones carcelarias.

Aguinaga también contó que Fujimori está al tanto del hábeas corpus que su hija Keiko, la líder de Fuerza Popular, anunció que presentará ante la Justicia peruana con el objetivo de pedir que se anule la sentencia que en 2009 lo condenó a 25 años de prisión.

El expresidente es trasladado periódicamente a clínicas de Lima para recibir tratamiento por algunos males crónicos que padece, como una hernia en la columna vertebral, hipertensión arterial, gastritis hemorrágica y unas lesiones en la lengua, conocidas como leucoplasia, de las que fue operado hasta en seis ocasiones.

Esos problemas médicos lo llevaron a presentar hasta ahora dos solicitudes de indulto humanitario, la primera rechazada en 2013 por el entonces presidente Ollanta Humala (2011-2016) y la segunda el año pasado, cuyo trámite abandonó cuando Kuczynski anunció que no tenía intención de indultarlo.

Fujimori fue condenado como autor mediato (con dominio del hecho) de las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), donde murieron 25 personas a manos del grupo militar encubierto Colina, y por los secuestros del empresario Samuel Dyer y del periodista Gustavo Gorriti, después del autogolpe de Estado que dio el 5 de abril de 1992. (EFE)