domingo, 14 de mayo de 2017

18:59:00
PEKÍN, China, 14 de mayo de 2017.- Entre los debates sobre infraestructuras y las reuniones bilaterales que se viven hoy en el Foro de las Nuevas Rutas de la Seda de Pekín, el presidente ruso, Vladímir Putin, encontró tiempo para deleitar a sus acompañantes con una improvisación al piano.

Si en la cumbre del APEC de 2014 el exagente del KGB ya acaparó los focos por arropar a la primera dama china con su chaqueta, hoy lo hizo con sus dotes musicales.

Poco antes de que interviniera en la inauguración del foro, Putin se desplazó hasta la residencia de líderes extranjeros de Diaoyutai para mantener reuniones con diversos mandatarios y allí se topó con un piano de cola.


A la espera de que su homólogo chino, Xi Jinping, llegara, el presidente ruso dejó a un lado los documentos que estaba repasando sobre sus encuentros y decidió sentarse a tocar, alejándose así de la clásica imagen de hombre de acción y "explorador" que le gusta cultivar y de la que hace gala montando a caballo por Siberia, pilotando un tractor o subiéndose a bordo de un submarino para sumergirse en las aguas de la bahía de Balaklava.

Ventanas de Moscú y La ciudad sobre el río Neva fueron las melodías escogidas, dos canciones populares sobre Moscú y San Petersburgo que el político ruso no llegó a terminar. Tras poco más de un minuto, y lanzando una risa a la cámara, el presidente dio por terminada su actuación.

Un breve concierto que ya le ha valido cientos de elogios en internet y ha puesto melodía a las "Nuevas Rutas de la Seda". (EFE)