domingo, 14 de mayo de 2017

15:05:00
Hace unos años atrás, escribe Zaida Libertini en Familias.com, mi esposo se compró un pequeño libro amarillo titulado: "Como ser un esposo CASI perfecto", de J.S. Salt. El libro consistía en frases que más de mil mujeres casadas, divorciadas y viudas habían dado como respuesta a la pregunta, ¿Qué hace a un hombre el esposo perfecto?

Los consejos estaban dirigidos hacia hombres. Algunos eran muy cómicos así como otros muy profundos. Estos son 30 de las cosas que según la variada experiencia de estas mujeres, los hombres debían hacer para ser el esposo perfecto:

Comparte tus sentimientos y pensamientos, y déjala hacer lo mismo.

Cuando ella tenga un mal día y se queje, solo escúchala, a veces no necesita un consejo, si no un te amo y un abrazo.

Llámala durante el día para dejarle saber que estas pensando en ella, es algo pequeño, pero significa mucho.

Siempre llama a casa cuando vas a llegar tarde, así ella no se preocupa, ni se enoja.

Piensa antes de hablar, las palabras son muy poderosas.


Nunca levantes tu voz en enojo.

Nunca ganarás una discusión gritando, entre mas fuerte lo haces, ella menos escuchará. Susúrrale palabras dulces al oído y te seguirá hasta el fin del mundo.

Ofrécele disculpas cuando estés equivocado, perdónala cuando no lo estés.

Nunca le hables por detrás periódico o el teléfono. Mírala a los ojos cuando te dirijas a ella.

En lugar de decirle cuanto le amas, demuéstralo con acciones. Toma su mano, cómprale flores, dale un beso inesperado.

Dale siempre un beso de buenos días y de buenas noches.

Dile que se mira linda, todos los días.

Recuérdale que sus estrías no son imperfecciones, sino pruebas visibles de lo que es capaz de hacer su cuerpo.

Nunca dejes de cortejarla y conquistarla como lo hiciste al principio.

Toma su mano, solo porque sí.

Disfruta tu tiempo en familia, con tu esposa y con los hijos.

Lava la loza mientras ella pone los niños a dormir, así los DOS tendrán tiempo libro para disfrutar juntos después.

El hombre perfecto es calmado y racional. No explotes por las pequeñas frustraciones de la vida.

Ten sentido del humor.

Apóyala en público, las diferencias las pueden discutir en privado.

Ámala lo suficiente para ayudarla a cumplir sus metas, no la hagas abandonarlas por miedo a perderla.

Dale el beneficio de la duda, siempre asume lo mejor de ella.

Nunca intentes controlar a tu mujer, ninguna mujer debe entregar su identidad por una relación.

Trata a su mamá con amor y respeto.

Nota cuando le salgan ojeras, e insiste en que descanse.

No esperes a que ella te pida ayuda, ofrécela antes.

Entre más tiempo tengan casados, más importante es que tengan citas.

Lo que haces CON ella, es más importante de lo que haces POR ella. Busca tiempo para estar juntos.

Sonríe y diviértete con tu esposa, busca siempre el lado cómico de las cosas.

Trata a tu esposa como tu mejor amiga. Háblale, cuéntale chistes, dile cosas que no le has dicho a nadie más. (elsalvador.com)