miércoles, 26 de abril de 2017

19:16:00
BARCELONA, 26 de abril de 2017.- El ataque con gas sarín contra la ciudad siria de Jan Shijún, que acabó con la vida de 87 personas a principios de abril y horrorizó al mundo, lleva la “firma” de Damasco, ha afirmado Francia este miércoles apoyándose en un informe de su inteligencia que responsabiliza Bashar el Asad. Este documento concluye “con certeza” que el sarín utilizado lleva la marca de fabricación del régimen sirio.

"Ante el horror de este ataque y las repetidas violaciones de Siria de su obligación de no utilizar armas prohibidas por la comunidad internacional, Francia ha decidido compartir con sus socios y el mundo las informaciones de las que dispone”, ha afirmado el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Marc Ayrault tras una reunión del Consejo de Defensa en el Elíseo.

El ataque el 4 de abril contra la ciudad de Jan Shijún, en la zona rebelde, mató a 87 personas, incluidos 31 niños, y llevó a los Estados Unidos a atacar en represalia el 7 de abril una base aérea del régimen. El propio presidente de Siria, Bachar al-Assad, ha negado estar involucrado y considera que el ataque fue “100% una fabricación”.

El ataque el 4 de abril contra la ciudad de Jan Shijún, en la zona rebelde, mató a 87 personas, incluidos 31 niños. (Edlib Media Center, via AP)

Francia, cuyos servicios han “probado” cinco ataques con gas sarín en Siria desde abril de 2013, según un comunicado proporcionado con el informe, se basa en muestras tomadas sobre el terreno y en los análisis realizados a las víctimas, según una fuente diplomática francesa. “La cadena de custodia” de las muestras y los análisis realizados en el centro de Estudios Bouchet de París, el laboratorio de referencia en Francia, son “compatibles” con las normas internacionales, según esta fuente.

El informe examina tres aspectos clave del ataque a Jan Shijún: la naturaleza del producto, el proceso de fabricación y su modo de dispersión. La investigación de Francia coincide con las de la OPAQ (Organización para la Prohibición de las Armas Químicas), Turquía, Estados Unidos y Gran Bretaña respecto al uso del mortífero gas.

Pero es sobre todo el proceso de fabricación del gas lo que permite a Francia acusar al régimen de Damasco. El método “lleva la firma del régimen”, ha asegurado Ayrault. El sarin encontrado en Jan Shijún se ha comparado con las muestras tomadas por Francia después de un ataque atribuido a Damasco en 2013 en la localidad de Saraqib .

En esa ocasión, Francia recuperó artefactos sin estallar y habría analizado su contenido. ”Estamos en condiciones de confirmar que el sarín usado 4 de abril es el mismo que se usó en un ataque que tuvo lugar en Saraqib 29 de abril de 2013,” ha afirmado Ayrault.

En ambos casos se han encontrado restos de hexamina, un estabilizador. “Este proceso de fabricación es el desarrollado por el Centro de investigación y estudios científicos de Siria para beneficio del régimen sirio”, resume el informe. Este centro y sus científicos han sido objeto de sanciones por parte de Estados Unidos

Por último, el análisis del contexto militar hace concluir a Francia que un cazabombardero Sukhoi 22 que despegó de la base de Chayrat llevó a cabo ataques aéreos en el pueblo el 4 de abril por la mañana. Sólo el régimen tiene recursos aéreos.

Desde que comenzó la guerra en Siria en marzo de 2011, Damasco ha sido acusado repetidamente de la utilización de armas químicas. El ataque a Gouta, un suburbio de Damasco, en agosto de 2013, se cobró cientos de víctimas y se convirtió en uno de los marcadores del conflicto. Esto condujo, después de la renuncia de Estados Unidos a atacar al régimen en represalia, a un acuerdo internacional sobre el desmantelamiento de las armas químicas del régimen.

Pero hay sospechas de docenas de otros ataques químicos de menor escala cometidos durante este tiempo, lo que refleja la normalización del uso de armas químicas en Siria, pese a que las responsabilidades son extremadamente difíciles de probar.

En 2016, dos investigaciones e informes de la OPAQ y de la ONU llegaron a la conclusión de que Damasco había llevado a cabo tres ataques con cloro y la organización yihadista Estado Islámico dos ataque con gas mostaza, en 2014 y 2015. (La Vanguardia)