miércoles, 26 de abril de 2017

18:48:00
MADRID, 26 de abril de 2017.- Las vidas de Joyce y Frank Dodd se unieron hace 77 años y han llegado a su fin el mismo día, en el mismo cuarto de hospital. Esta pareja británica, de 97 años ella y 96 él, murió el pasado 8 de abril en el condado de Kent, en Reino Unido, justo después de que el personal sanitario juntara sus camas porque había sido su aniversario de bodas, según ha publicado el diario local Kent Online.

Joyce y Frank se conocieron cuando tenían 14 años. Ella trabajaba como camarera y él, como aserrador. Iniciaron su noviazgo y cinco años después, en 1940, se casaron en la iglesia de San Jorge, en el centro de su ciudad, Gravesend. En la II Guerra Mundial, Frank fue llamado al Ejército y durante seis años trabajó como mecánico, destacado en Italia y en África. En casi ocho décadas de matrimonio, la pareja tuvo cinco hijos, 12 nietos, 10 bisnietos y dos tataranietos.

Frank y Joyce Dodd. (Kent Online)

Hace unos meses, Frank empezó a sufrir una insuficiencia cardíaca. Estuvo cinco semanas en un centro asistencial antes de ser hospitalizado definitivamente. Su esposa iba cada día a visitarlo, hasta que enfermó ella también. Joyce fue ingresada en el mismo hospital, pero una planta más arriba de donde estaba su marido, explicó al Kent Online una de sus hijas, Angela Bonell, de 75 años.

La pareja acababa de cumplir 77 años de casados. El personal del hospital preguntó a los familiares si les gustaría que movieran las camas para que pudieran estar uno al lado del otro. "Fueron más allá de lo que podríamos haber esperado y fue muy especial. Trajeron a papá arriba, y así pudieron darse la mano", contó Bonell. A las cuatro de la mañana del 8 de abril, Frank murió. Catorce horas después, a las seis de la tarde, Joyce le siguió.

Frank y Joyce de jóvenes.

Los familiares han dado a conocer esta historia de amor y han pedido donaciones en memoria de los ancianos para la Fundación Británica del Corazón y para el Instituto de Investigación sobre el Cáncer de Reino Unido. Hijos y nietos de los ancianos han informado en un comunicado de que el 15 de mayo será el funeral para darles el último adiós. "Joyce y Frank disfrutaron 77 años de feliz matrimonio y en los últimos años, cuando su salud empeoró, siguieron cuidando el uno del otro y fueron juntos hasta el final". (El País)