viernes, 9 de septiembre de 2016

09:53:00
No temo dar la cara y desmentir estas calumnias

José Repetto

Ayer por la noche, se dio a conocer a través de una cuenta falsa (troll) en Facebook un "ticket" donde la psicóloga Deyanira Trinidad Álvarez Villajuana denuncia a un servidor ante la Fiscalía General del Estado:


La quejosa, conocida como "Doctora Mariposa" y "Deya", me acusa falsamente de enviarle "amenazas" por vía mensajes de texto "de manera constante".

Contacté a Deyanira por primera vez en toda mi vida, vía WhatsApp al número que ella misma hizo público en sus redes sociales, el pasado 26 de agosto, por una situación preocupante y a mi parecer de alta peligrosidad involucrando a una persona de su familia y a una de la mía, cuyas identidades y circunstancias no sería ético revelar pues los detalles de dicha situación involucran aspectos de su salud y vida privada.

Sin embargo, elijo ejercer mi derecho a desmentir las calumnias en mi contra.

La acusación de Deyanira se cae a pedazos por el simple hecho de que únicamente se enviaron mensajes vía WhatsApp en conversaciones breves el 26 de agosto y 7 de septiembre del año en curso, concluyendo ambos diálogos con un servidor bloqueando a la referida.

Envié un total de 20 mensajes en 8 bloques.

De esta forma, queda establecido que Deyanira Álvarez mintió cuando dijo que la contacté "de manera reiterada".

En la segunda y última conversación, la del 7 de septiembre, le señalé a la referida que le resulta muy conveniente poder lavarse las manos de la responsabilidad que implica el cuidado de su familiar, sin importarle que esto afecte a terceros y que, a mi parecer, su cédula profesional debería ser revocada por haber publicado hace varias semanas un video de él donde se le muestra en una situación comprometedora, pues como psicóloga no respetó los derechos de una persona que, sea su paciente o no, estaba en un estado de vulnerabilidad y no debía ser exhibida públicamente.

Deyanira también me acusa de haber insultado su fe, lo cual no niego pues considero poco ortodoxo mezclar psicología y religión.

Cabe mencionar que la referida publicó mi número de celular, el cual ya está incluido en este portal y no me importa que nadie sepa, diciendo a sus contactos "por si le quieren marcar y evangelizar".

En ningún punto amenacé a Deyanira. Lo digo de frente y se lo sostendré a quien me lo pregunte. Mostraré la conversación a la autoridad, colega o particular que desee verla pues no temo dar la cara y no tengo nada que ocultar.

Si no hago públicos los chats, es por respeto a los derechos humanos de nuestros respectivos familiares.

Cabe mencionar que en una letanía dedicada a mi persona y donde se victimiza en su perfil personal, la Doctora Mariposa asegura haber eliminado el video donde exhibe a su familiar "desde hace tiempo", sin embargo esto es falso pues conservamos un reporte hecho a Youtube el 4 de septiembre, apenas hace 4 días, donde se solicita la eliminación del mismo por vulnerar la privacidad y derechos humanos de la persona que ahí aparece:


No dudo que la denuncia de Deyanira, querella descrita en corto por conocedores como una broma improcedente con fines difamatorios e intimidatorios, sea la "comidilla" de mis enemigos y solamente espero que la gente que me conoce no de crédito a infundios y traumas personales de personas que abusan del sistema de justicia para fines personales, esperando que éste proteja sus susceptibilidades y guarde sus sentimientos.

No nos callarán.