viernes, 9 de septiembre de 2016

20:37:00
MÉRIDA, Yucatán, 9 de septiembre.- Manuel de Jesús Marín Martín acude a diario al medio día a buscar su almuerzo al Comedor del Bienestar de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) que se ubica en el centro de la ciudad en donde además de la ayuda que recibe encontró a una familia.


Este hombre de 70 años que dejó su trabajo de carpintería hace siete años debido a problemas de salud, se dedica a recolectar envases PET y con eso saca un ingreso para seguir adelante, por lo que al inaugurarse este espacio alimenticio en noviembre de 2014 su vida ha sido mejor.

“Estoy muy agradecido porque estoy solo y en este comedor hay personas muy amables que aprecio y además la comida solo me cuesta 10 pesos y me da para mi almuerzo y para mi cena”, apuntó.

El titular de la Sedesol estatal, Mauricio Sahuí Rivero, visitó este merendero en el cual destacó la labor que realizan Effy, Beatriz, Reina y Herminia para el buen funcionamiento de este lugar que recibe hasta 50 personas al día.

“Los Comedores del Bienestar representan para las familias yucatecas un apoyo en la economía de su hogar, además de la oportunidad de consumir un alimento saludable ya que todo lo que se prepara es bajo un régimen nutricional que supervisan los especialistas”, mencionó.

El funcionario estatal convivió con los beneficiarios de este programa  y disfrutó el menú del día que  incluyó escabeche,  papadzules y de tomar  agua de avena.

Effy Irigoyen González encargada de este comedor que se ubica en casa de su mamá en la calle 67 por 42 y 44 del Centro indicó que personas como don Manuel son el aliciente para seguir trabajando por otorgar alimento a bajo costo a quienes más lo necesitan.

“Todos los días guisamos con mucho cariño porque la gente que viene espera lo mejor de nosotros y además para nosotros también representa una gran ayuda porque de aquí sale algo para nuestras familias”, apuntó.

La directora de Promoción Social de la Sedesol, María Cetina Lope, señaló que los niños, adultos mayores y personas con discapacidad de escasos recursos solo pagan por su comida $10 pesos y la población en general $15 pesos. (Boletín)