miércoles, 31 de julio de 2013

13:06:00
VILLAHERMOSA, Tabasco, 31 de julio.- El sujeto que humilló al niño tzotzil Feliciano Díaz, conocido en las redes sociales como Manuelito, quien se desempeñaba como dulcero en el centro de la capital de Tabasco, no labora como inspector del ayuntamiento de Villahermosa, pese a que en el video aparece portando un gafete que lo acredita como tal.

En el video se ve a López Jiménez obligando al menor a tirar su mercancía al suelo.

Sobre Juan Diego López Jiménez, quien se encuentra prófugo, ya pesa una orden de localización y presentación girada por la agente del Ministerio Público, Elsa Catalina Díaz Sánchez, adscrita al Centro de Atención a Menores Víctimas e Incapaces (CAMVI), dependiente de la Procuraduría General de Justicia de Tabasco (PGJT).

El agresor de Manuelito no aparece en la nómina de la Coordinación de Fiscalización y Normatividad, que es la dependencia de la presidencia municipal de Centro que se encarga de los operativos de vigilancia contra el comercio ambulante.

En realidad, Jiménez aparece como electricista de la Coordinación de la Zona Luz, que es una dependencia que se encarga del funcionamiento de la infraestructura de la comuna en el centro de la capital, pero que en sus funciones no tiene que hacer operativos contra el ambulantaje.

Por el caso Manuelito, la PGJT inició la averiguación previa CAMVI-II-537/2013, mediante la cual el viernes pasado se giraron órdenes de localización y presentación en contra de Juan Diego López Jiménez y Carmen Torres Díaz.

Esta última fue detenida el mismo viernes y este lunes quedó en libertad bajo caución.

A Carmen Torres, quien tampoco es inspectora, la Procuraduría de Justicia de Tabasco le  otorgó libertad bajo fianza, pero precisó que la susodicha no ha sido absuelta de los hechos contra el pequeño indígena, y queda bajo reserva de ley.

De acuerdo con el líder de los vendedores ambulantes de la Zona Luz, Julio Hernández, operativos como el realizado en contra del niño dulcero son comunes.     

LO DEFIENDEN.

El miércoles pasado, cuando se difundió el video que muestra la vejación del indígena chiapaneco, el coordinador de la Zona Luz, Eduardo Osorio López, salió en defensa del supuesto inspector, ya que, dijo, éste nunca lo agredió.

“Desgraciadamente aparece en el video como que (el falso inspector) lo estaba maltratando y no fue así, el trabajo no se estaba haciendo con prepotencia; aparentemente eso pasa, pero si ustedes se fijan en el video, el niño tira los dulces, no Juan Diego”, dijo el funcionario.

El funcionario aseveró que, de acuerdo a la norma, primero se les invita a los vendedores ambulantes a no vender su producto en la Zona Luz, y si reinciden se les decomisa la mercancía, pero se les devuelve después de que se firma una carta responsiva.

Empero, de acuerdo con el video, el presunto inspector no le recoge toda la mercancía al niño dulcero, sino que nada más le confisca las cajetillas de cigarros. (Rodulfo Reyes para Crónica)