martes, 20 de febrero de 2018

15:42:00
ROMA / LONDRES, 20 de febrero de 2018.- El pequeño Alfie necesita "paz y tranquilidad". Con esta motivación un juez del Tribunal Superior de Londres autorizó a los médicos a desconectar las máquinas que mantienen vivo al pequeño Alfie Evans, el bebé de 21 meses admitido en el hospital pediátrico de Liverpool por una enfermedad neurológica degenerativa y muy discapacitante pero que no ha sido completamente diagnosticada.

"Este no es el final. Este es solo el comienzo. Voy a echar abajo el sistema de salud. No me rendiré, mi hijo no se dará por vencido. Nadie, repito, nadie en este país me va a quitar a mi hijo", declaró Tom Evans. (London News Pictures)

La decisión va en contra de los deseos de los padres del niño, Tom Evans y Kate James, que en su lugar propusieron someterlo a tratamiento en el hospital Bambino Gesù de Roma. Pero según el juez Hayden, ahora Alfie necesita "paz y tranquilidad": le dio así razón a los médicos de Liverpool, según los cuales mantenerlo con vida sería "inhumano".

La historia recuerda mucho a la del pequeño Charlie Gard, cuya larga y dolorosa diatriba legal terminó con la autorización para desconectarlo. Los padres de Alfie están considerando si apelar contra la decisión del Tribunal Superior.

Tom, padre con el corazón roto, lloró en los escalones de la Corte Suprema después de que los jueces dictaminaron que los doctores pueden desconectar el soporte vital de su hijo.

Alfie Evans. (South West News Service)

La familia de Alfie Evans ha estado enzarzada en una batalla con especialistas en el Alder Hey Children's Hospital en Liverpool que quieren dejar de brindarle tratamiento al bebé de 21 meses.

Pero en el Tribunal Superior, un juez dictaminó que los médicos pueden dejar de proporcionarle tratamiento de soporte vital.

Hablando apenas unos minutos después de saber que su hijo moriría, Tom, el padre de Alfie, lloró: "Mi hijo ha sido sentenciado a la pena de muerte.

"El sistema ha trabajado en contra de nosotros.
Tom Evans besa a su hijo. (Flynet Pictures)

"No estoy llorando porque sé lo equivocados que están, sé lo fuerte que es mi hijo. Él es fuerte, se siente cómodo".

La madre de Alfie dejó la audiencia en la corte antes de que el juez Hayden llegara a su conclusión y su padre se derrumbó cuando se anunció la decisión. (Repubblica / The Sun)

0 comentarios: