martes, 20 de febrero de 2018

21:05:00
BEIRUT, Líbano, 20 de febrero de 2018.- Desde hace dos días al menos 231 personas han perecido por los ataques de aviones no identificados y de artillería, estos últimos por parte de las fuerzas gubernamentales, en Guta Oriental, el principal feudo opositor de las afueras de Damasco: 17 civiles murieron el domingo, mientras que 127, ayer, que se suman a las víctimas mortales de hoy, 87 personas, de acuerdo al Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Se trata del mayor número de víctimas mortales por bombardeo en un solo día en tres años. Además, al menos 1.100 personas han resultado heridas por este aumento de las hostilidades.

La ONG dijo que los ataques fueron llevados a cabo en las localidades de Hamuriya, Saqba, Mesraba, Kafr Batna, Beit Saua, Haza, Otaya, Yisrín, Al Nashabie, Arbín y Zamalka. 

Un hombre reza frente a los cadáveres de varios niños víctimas del último bombardeo del régimen sirio. (El País / AFP)

Entre los edificios que recibieron el impacto de las bombas hay seis hospitales, tres de ellos han quedado fuera de servicio y dos están parcialmente operativos, dijo el coordinador regional de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU en Siria.

Las Naciones Unidas han pedido un el alto el fuego inmediato en la zona afirmando que la situación estaba “fuera de control” después de una “escalada extrema en las hostilidades”. La violencia en Guta Oriental forma parte de una escalada más amplia en la guerra de múltiples frentes que se lleva a cabo en Siria desde hace meses mientra el presidente sirio Bashar el Asad trata de poner fin a la rebelión en su contra que dura ya casi siete años.

Desde el interior de Hamuriya, un portavoz del opositor Consejo Local de esta población, que se identificó como Ismail, dijo a Efe por internet que “hay una campaña histérica de ataques de artillería y de aviones y helicópteros contra barrios residenciales”. Ismail, que describió lo ocurrido en Hamuriya como “una masacre”, confirmó que los ataques en la localidad ocasionaron la muerte de veinte civiles, entre ellos menores y mujeres.

En blanco y con una declaración de una línea. Así de escueto y conciso ha sido el comunicado distribuido hoy por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) tras conocerse la noticia de la muerte de un centenar de personas en un sólo día por ataques en Guta: "No hay palabras que hagan justicia a los niños asesinados, sus madres, sus padres y sus seres queridos". (El Mundo / EFE)

”Los bombardeos son contra civiles, no ha habido ninguno contra los frentes de batalla”, lamentó. ”Primero, hubo un bombardeo en el que varios aviones lanzaron ocho cohetes contra un barrio residencial, luego arrojaron otros seis proyectiles contra otro barrio”, afirmó Ismail. Agregó que a esto siguió un ataque de helicópteros que arrojaron barriles de explosivos contra Hamuriya.

El portavoz explicó que, cuando hay bombardeos, los civiles intentan esconderse en sótanos, “pero no hay muchos edificios que los tengan, su número es escaso o no cabe todo el mundo, así que los civiles que no encuentran sótanos se quedan en sus casas y se encomiendan a Dios”. Ismail detalló que Hamuriya carece de hospitales y lo único de lo que dispone es de un centro médico de primeros auxilios, donde escasean medicinas y equipamiento.

La Defensa Civil Siria, que presta labores de rescate en áreas fuera del control del Gobierno, se hizo también eco de los bombardeos en áreas de Guta Oriental y publicó varios vídeos grabados poco después de los ataques. En una de esas grabaciones, los también llamados “cascos blancos” mostraron imágenes del bombardeo en Hamuriya en las que se veía a civiles deambulando desorientados por la calle e importantes daños en edificios.

El Observatorio reveló que actualmente hay conversaciones entre las facciones que operan en Guta Oriental y las autoridades sirias, con mediación rusa, para lograr un acuerdo de “reconciliación”. Ese tipo de pactos se suelen alcanzar en áreas asediadas y básicamente suponen una rendición de los rebeldes y la entrega de la zona que controlen a sus adversarios, a cambio de que se les permita salir con sus familias a otras partes del país en manos opositoras.

De acuerdo al Observatorio, en los alrededores de Guta Oriental hay una movilización castrense como preludio de una ofensiva gubernamental, en caso de que fracasen las negociaciones, que estaría liderada por el general Suheil Hasan, alias “El Tigre”.

Hasan comandó en el pasado las operaciones militares contra el grupo terrorista Estado Islámico en la ciudad de Deir al Zur y contra los rebeldes en la urbe de Alepo, que se saldaron con el triunfo del Ejército sirio.

Sin embargo, el portavoz de la Legión de la Misericordia, Waiel Olwan, cuyo grupo actúa en Guta Oriental, negó a Efe que haya conversaciones con el Gobierno sirio. ”Desmentimos cualquier negociación con el régimen de Al Asad en Guta y responderemos a cualquier ataque”, aseguró Olwan, quien señaló que no han recibido respuesta alguna por parte de Rusia a las condiciones presentadas por los rebeldes en el pasado.

En las últimas semanas, cientos de personas han perdido la vida por el aumento de los ataques en Guta Oriental, donde la ONU calcula que hay unas 400.000 personas atrapadas por el asedio gubernamental. El 14 de febrero entró el primer convoy humanitario en esa región, organizado por la ONU y la Media Luna Roja Siria, desde finales de octubre.

A principios de este mes, la ONU pidió una pausa humanitaria de al menos 30 días en el conflicto para poder asistir a cientos de miles de sirios en áreas asediadas o de difícil acceso y para evacuar a enfermos y heridos. (La Vanguardia)

0 comentarios: