martes, 20 de febrero de 2018

12:16:00
TORREÓN, Coahuila, 20 de febrero de 2018.- Este martes, el diario Reforma informó que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó desvíos de mil 311 millones de pesos a través de pagos a empresas fantasma por la Sedesol y Sedatu, durante las gestiones de Rosario Robles.

La información señala que parte de ese dinero fue transferido a Monex y a CI Banco, de donde se destinó a cuentas domiciliadas en distintos países.

En el caso de la Sedesol, donde Robles estuvo del 1 de diciembre de 2012 al 26 de agosto de 2015, el desvío se hizo mediante la contratación de Radio y Televisión de Hidalgo, cuyo convenio y contratos se firmaron en marzo, mayo y septiembre de 2014, así como en enero y febrero de 2015.

Rosario Robles Berlanga. (Archivo Proceso)

Mientras que el convenio y contratos realizados por la Sedatu con el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social fueron firmados en julio, septiembre y octubre de 2015. La funcionaria está al frente de esa dependencia del 27 de agosto a la fecha.

Añaden que los institutos subcontrataron a 84 proveedores, de los cuales al menos 13 resultaron ser empresas fantasma.

Robles lo niega

Rosario Robles Berlanga aseguró que es completamente falso que haya un solo señalamiento de la Auditoría Superior de la Federación que indique que ella ha realizado un desvío de recursos.

“1. Falso!. ¿Con qué intención? ¿Quién está detrás de lo publicado hoy en @Reforma ? No hay una sola línea o señalamiento de la ASF que diga que yo Rosario Robles haya realizado un desvío de recursos”, publicó en su cuenta de Twitter @Rosario_Robles_.

Indicó que para prevenir este tipo de situaciones, solicitó a la secretarías de Hacienda y Crédito Público y de la Función Pública que investigara sus cuentas bancarias, así como su evolución patrimonial.

Abundó que autoriza para que se haga pública su situación financiera sin acudir al secreto bancario.

“2. La que nada debe nada teme. Por eso, previendo situaciones en tiempos políticos, pedí a la @SHCP_mx y a la @SFP_mx que investigaran mis cuentas bancarias y mi evolución patrimonial y autorizo que se haga pública mi situación financiera sin acudir al secreto bancario”, agregó en otro tuit.

En otro mensaje señaló: “3. La prueba más contundente de la falsedad de su acusación es la publicación de 2001 a la que alude. Con toda la saña del gob. de López Obrador se investigó hasta por debajo de las piedras y no se encontró ninguna irregularidad. Se demostró que esa información también era falsa”. (El Siglo de Torreón)

0 comentarios: