miércoles, 6 de julio de 2016

22:50:00
BARCELONA, España, 6 de julio.- La Audiencia Provincial de Barcelona ha condenado a Lionel Messi y a su padre, Jorge Horacio, a 21 meses de prisión por tres delitos fiscales. El pasado mes de junio, el futbolista del Barça y su padre fueron juzgados por defraudar 4,1 millones de euros a Hacienda durante los ejercicios 2007, 2008 y 2009, consecuencia de no haber tributado en España los ingresos de 10,1 millones percibidos por los derechos de imagen del delantero rosarino durante ese periodo. La sentencia será recurrida por los abogados de los Messi. Al ser una condena inferior a dos años el juez tiene la opción de suspender la entrada en prisión de los condenados.

"Yo me dedicaba a jugar el fútbol. Nunca pregunté por estos temas, nunca me interesé (...) yo firmaba lo que decía mi papá y confiaba en los abogados, no me llegué a enterar de nada". Es lo que alega Lionel Messi, de 29 años, para negar ser autor de delito fiscal por el formidable entramado opaco montado para ocultar sus ingresos por derechos de imagen. (El Mundo)

El Tribunal califica de “extrema gravedad” el fraude cometido y no da por válido el alegato de los Messi. La defensa de la familia argentina había sostenido, durante el juicio oral celebrado el pasado mes de junio, que como los Messi eran “profanos” en derecho fiscal habían recurrido a un prestigioso bufete de abogados, el de Juárez Veciana. Mientras que Leo se apoyó en su padre, este lo hizo en sus asesores. “Yo me dedicaba a jugar a fútbol. Confiaba en mi papá y en los abogados que habíamos decidido que nos llevaran las cosas. En ningún momento se me pasó por la cabeza que me iban a engañar”, declaró entonces el jugador.

Jorge Messi, por su parte, apuntó a sus asesores. “Desde que empezó la carrera de mi hijo, en 2001 que llegamos a Barcelona, siempre intenté facilitarle la vida. Como él juega al fútbol, yo le acompañaba en todas sus necesidades. Necesitaba a alguien que nos asesore en todo lo que es legal porque yo de eso no entiendo nada, es chino básico”, se defendió Messi padre.

La Audiencia de Barcelona, sin embargo, sostiene que Lionel Messi actuó con “ignorancia deliberada” cuando evitó informarse sobre lo que estaba a su alcance a través de “medios fiables, rápidos y ordinarios”. “El desconocimiento evitable no es un error y no puede provocar una descarga de la responsabilidad. No puede errar aquel que no tiene interés de conocer”, dice la sentencia. “Cuando se aprecia una indiferencia tan grave y, a pesar de todas las oportunidades que tuvo el jugador para conocer cómo se gestionaban sus derechos, cabe considerar que ha actuado con dolo (voluntad deliberada de cometer un delito)”, añade. “Quien ha tratado de eludir la norma no puede resultar beneficiado por ello, amén de que con la impunidad de esos casos se dirige a la ciudadanía el mensaje de que es preferible inhibirse que preocuparse”.

El tribunal recrimina a Messi que optara por actuar con esa “indiferencia” cuando existía una “sospecha justificada” de que el método para gestionar sus derechos de imagen no era licito. El futbolista del Barça es condenado a siete meses de prisión por cada año en el que la Justicia entiende que defraudó a Hacienda (2007, 2008 y 2009) y a pagar una multa de cerca de dos millones de euros. Jorge Messi, por su parte, es castigado con la misma pena de cárcel que su hijo, mientras que su multa asciende a 1,5 millones.

Los Messi, el mes de septiembre del año 2013, habían pagado a Hacienda cinco millones de euros: 4,1 millones corresponden a la cuota defraudada y el resto, a los intereses.

Mientras que la Fiscalía solo acusaba al padre (pedía un año y medio de cárcel), ya que consideraba que había montado por su cuenta la estructura societaria para eludir el pago del IRPF mediante el uso de sociedades en paraísos fiscales (Belice y Uruguay), sin que su hijo la consintiera o la conociera, la Abogacía del Estado (defiende los intereses de Hacienda) acusaba al padre y al hijo y pedía una pena de prisión de 22 meses y 15 días para cada uno.

Fin del primer tiempo

“El proceso no finalizó”, afirman desde la defensa de Messi. A los abogados de la familia rosarina les sorprendió que la sentencia no recogiera los argumentos de los asesores de los Messi que defendieron la teoría de que todo el entramado societario “era legal”. “La defensa manifiesta el respeto por el Tribunal, pero presentaremos un recurso de casación ante el Tribunal Supremo”, sostienen los abogados de Messi; “solo terminó el primer tiempo”. La familia y los abogados sostienen en una nota remitida a la prensa que la sentencia “no es correcta” y añaden que “es casi simbólica, dada la pena impuesta. Gran parte de los argumentos en los que la sentencia centra el debate son los que estamos convencidos de que han de llevar a la absolución, de tal modo que el recurso tiene buenas perspectivas de prosperar”. (Juan I. Irigoyen / El País)