miércoles, 5 de noviembre de 2014

22:55:00
CIUDAD DE MÉXICO, 5 de noviembre.- Por tercera ocasión desde la desaparición forzada de 43 normalistas de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, cientos de miles de universitarios realizaron paros activos y totales en esta ciudad y en la mayoría de los Estados del país para exigir la aparición con vida de sus “compañeros” y castigo a los culpables.

Las actividades de la Tercera Jornada de Acción Nacional por Ayotzinapa, que incluyeron bloqueos carreteros, tomas de establecimientos mercantiles, marchas, manifestaciones artísticas se desarrollaron, en su mayoría, de forma pacífica.

Paro nacional de escuelas y universidades por Ayotzinapa.


Sólo en Xalapa estudiantes normalistas, de la Universidad Veracruzana, anarquistas y activistas que salieron a marchar por las calles de la capital del Estado, prendieron fuego con palos y bolas de trapo con gasolina a la puerta de la entrada principal del Palacio de Gobierno donde despacha Javier Duarte.

Paro en la Facultad de Ingeniería de la UNAM.
Ahí, policías de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) mitigaron el fuego con cubetas de agua y extinguidores. No hubo daños, ni heridos, tampoco hubo detenidos.

Las protestas en el Estado por la desaparición de 43 normalistas y el asesinato de 6 personas en Iguala, Guerrero, han ido en aumento, con mayor número de participantes y más radicales.

En su recorrido, los manifestantes gritaban consignas como: “No somos frutsis, no somos pingüinos, somos estudiantes desaparecidos” y “No somos todos, nos faltan 43”.

En Puebla, alrededor de cinco mil estudiantes de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), de la Universidad Iberoamericana (UIA), de la Universidad Tecnológica y de la Normal Rural Carmen Serdán también marcharon para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Los jóvenes salieron desde Ciudad Universitaria y se concentraron en el Zócalo para realizar un mitin en el que participaron estudiantes normalistas de Ayotzinapa que dieron su testimonio sobre lo ocurrido la noche del 26 de septiembre cuando desaparecieron los 43 estudiantes y otros seis perdieron la vida.


En la Ibero campus Puebla, el rector Fernando Fernández Font participó en un acto en el que la institución se solidarizó con la comunidad estudiantil de Ayotzinapa ante la presencia de dos estudiantes procedentes de esa comunidad, que estuvieron presentes en los hechos del 26 de septiembre.

Fernández Font dijo que  México es un “país hipócrita que sólo sirve a las clases en el poder y le da la espalda a los que realmente necesitan ayuda".

“Me disculpo a nombre de todos los mayores por el mundo tan deformado y devastado que les hemos entregado, pero confío en que ustedes lograrán hacer de este país un lugar mejor para vivir”, sentenció.

El rector dijo a los alumnos de la Normal Rural Isidro Burgos que en breve se les hará llegar donativos económicos y en especie que se han recolectado en la institución.

“Sigan adelante que el miedo no sea lo que los reprima, que el camino de lucha sea la esperanza y en ésta nosotros estamos con ustedes”, declaró.

El estudiante de Ayotzinapa, Camilo, quien por motivos de seguridad no quiso dar sus apellidos, narró a los alumnos y académicos de la Ibero lo que vivieron el 26 de septiembre, cuando fueron interceptados y rafagueados por la Policía Municipal de Iguala cuando regresaban de un día de boteo en dicha comunidad.

“Hoy estamos aquí porque no queremos que nuestra historia se repita en este país”, dijo.

Otro de los jóvenes que se identificó como Joel, pidió el apoyo de la comunidad académica y estudiantil de Puebla para demostrarle al Estado que no están solos. “Seguimos en pie de lucha y por ello les pedimos su apoyo con contingentes, despensas básicas o con dinero para que esto no pare hasta que sea resuelto”, expresó.

En Chiapas, miles de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) adheridos a la Sección VII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) realizaron un bloqueo de seis horas en diferentes cruceros del Estado.

A las nueve de la mañana, los maestros se apostaron en el tramo conocido como La Pochota en la salida poniente de Tuxtla, ahí se dieron cita maestros de las regiones Centro, Cuxtepeques y Fraylesca.

En San Cristóbal de Las Casas, los maestros de las regiones Zoque, Altos e Itzantun, bloquearon la entrada de la autopista que comunica a esa ciudad con Tuxtla. En Pichucalco, los maestros de la región petrolera bloquearon el crucero cercano a esa ciudad.

En el crucero de Playas de Catazajá, se concentraron docentes de las regiones Sierra Norte, Pakalkin, Selva–Ocosingo, Bachajón, Cafetalera, Selva Bonampak, Maya y Chol. En Comitán se plantaron maestros de la región Tojolbala, Lagos y región Cañera.

En el crucero de Ciudad Cuauhtémoc, que comunica con La Mesillla, zona limítrofe con Guatemala, se movilizaron los maestros de la Sierra Madre y la Frontera Sur. En el puente internacional de Suchiate, se dieron cita maestros de la Costa Grande y Soconusco. Y al Crucero La Gloria llegaron los maestros de la zona Valle y Costa Chica.

A las 15:00 horas los docentes realizaron una marcha protesta por los desaparecidos de Ayotzinapa y también a manera de protesta, limpiaron las calles de la ciudad de toda propaganda política y promoción de imagen funcionarios en sus tres niveles.

En Guanajuato, alumnos y profesores de la Universidad del Estado participaron en el paro nacional con un programa denominado La UG en las calles, mediante el que se impartieron cátedras en varias plazas de la ciudad.

En la plaza Allende, por ejemplo, frente a las esculturas en bronce de Don Quijote y Sancho Panza, estudiantes de Filosofía asistieron a sus clases con profesores que se adhirieron al paro.

“Este es un segundo momento reflexivo; el primero fue de reacción –con las marchas–, éste es de acción por parte de los estudiantes, algo muy poco visto, inédito, en Guanajuato”, dijo el catedrático Genaro Martell, coordinador de la Maestría en Filosofía.

A unos metros, en la plazuela del Ropero, alumnos de bachillerato eran asistidos por la profesora de Español Rosa Amelia García Mendoza, mientras elaboraban carteles que colocaron alrededor de la fuente y ante el monumento a Jorge Negrete, en esta plaza donde se ubica la casa en que nació.

La maestra les pidió informarse a través de medios serios sobre lo sucedido en Iguala el 26 de septiembre y con base en ello elaborar sus carteles. Su idea, dijo, es que los estudiantes comiencen a ser reflexivos y críticos.

Igual ocurrió con las divisiones de Derecho, Artes, Ciencias Sociales y otras áreas del campus. En la plazuela de San Roque, escenario de los Entremeses Cervantinos, la doctora Vanessa Góngora impartió el taller de Legislación en Derechos Humanos a alumnos de Ciencias Políticas, mientras en otras plazas, varios estudiantes invitaban a los transeúntes a informarse y solidarizarse sobre la desaparición forzada de los normalistas y las violaciones de Derechos Humanos por el Estado.

En León, el campus de la UG también se incorporó al movimiento mediante una toma simbólica de la sede San Carlos, en la que durante el día se llevaron a cabo actividades académicas y por la tarde se programó música, poesía, performance y otras actividades culturales.

Mientras que en respuesta a la convocatoria estudiantil, el rector de la Universidad Iberoamericana en León, Felipe Espinosa Torres, se pronunció por respaldar el paro activo.

En Sonora, estudiantes de la Asamblea General de Estudiantes de la Universidad del Estado, decidieron de manera unánime sumarse al Día de Acción Global por Ayotzinapa, con un paro de actividades de las 07:00 a las 19:00 horas de este miércoles.

Estudiantes de Querétaro también salieron a las calles para exigir la localización de los normalistas desaparecidos y reclamaron a los medios de comunicación, en particular a Televisa, que no hayan reportado las movilizaciones que han realizado con anterioridad.

Otras universidades del país que se unieron al paro nacional fueron: la Universidad Veracruzana, el Instituto Superior de Irapuato; de Zacatecas, la Universidad de Zacatecas, la Universidad Tecnológica de Zacatecas (Utzac), del Instituto Tecnológico de Zacatecas (ITZ) y la Escuela Normal Rural General Matías Ramos.

También la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), el posgrado del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCHS), de la Universidad de Guadalajara; la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) y de la Escuela Normal de Cuautla y la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO).

Trabajadores y catedráticos del Colegio de Bachilleres, del Conalep y del CECYT de Oaxaca también se unieron al paro nacional, lo mismo que el Instituto Tecnológico de Mérida (ITM) y otras universidades públicas y privadas del Estado de Yucatán. (APRO)