miércoles, 5 de noviembre de 2014

15:56:00
Bajo Reserva | Periodistas El Universal | 5-XI-14


Las áreas de seguridad e inteligencia del país dieron ayer, muy temprano en la mañana, al presidente Enrique Peña Nieto la noticia de la captura de José Luis Abarca, María de los Ángeles Pineda y una tercera persona de nombre Noemí Berumen Rodríguez, quien presuntamente facilitó al ex alcalde de Iguala y a su esposa alojamiento en un par de viviendas en la delegación Iztapalapa, en el DF. En punto de las 12:20 horas, el jefe del Ejecutivo ingresó al salón Adolfo López Mateos de Los Pinos, acompañado por Luis Videgaray, y los recibieron con un aplauso largo. En la casa presidencial nos dicen que serán cruciales las próximas horas para la localización de los 43 estudiantes desaparecidos los días 26 y 27 de septiembre en Iguala, Guerrero. La información que tiene esta pareja es vital para conocer el paradero de los normalistas.


¿Y dónde está Ángel Heladio?

El gobernador realizó un juramento ante la dirigencia nacional del PRD. Juró que no tenía nada que ver con José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda, y que no los protegía, y no los protegería. Los dirigentes le creyeron. Sin embargo, una vez que el propio secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, reveló que le había pedido al entonces gobernador de Guerrero Ángel Aguirre que vigilara a Abarca para que no se fuera a escapar, la dirigencia perredista ha perdido la confianza en don Ángel. Ahora, nos comentan, el partido no meterá las manos por Aguirre. El político también prometió estar localizable, pero nadie sabe dónde está.

Diputados pamboleros


Muy curiosa forma de exigir justicia para su compañero asesinado tienen algunos diputados federales. Este miércoles en las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma del Estado de México habrá una cascarita entre diputados en memoria del legislador jalisciense asesinado en septiembre, el priísta Gabriel Gómez Michel. Diputados federales de todas las bancadas, encabezados por el priísta Salvador Romero, disputarán un partido contra sus compañeros del Congreso mexiquense. ¿No sería más efectivo utilizar la tribuna para presionar a las autoridades y dar con los asesinos?

La falta de memoria azul


El ex presidente Felipe Calderón parece ser el único político que recordó que la tarde del 4 de noviembre de 2008 falleció el panista Juan Camilo Mouriño. Don Felipe redactó en su cuenta de Twitter: “Hoy hace seis años falleció el entonces secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, de excepcional talento. Lo recordamos con afecto”. Aunque, nos dicen, es preferible la ingratitud de algunos panistas, a la burla, como la que hicieron hace algunos años el hoy senador Roberto Gil y el ex presidente del PAN Germán Martínez, quienes hicieron un chiste de la muerte de Mouriño y de Francisco Blake Mora.