viernes, 26 de mayo de 2017

18:54:00
CORPUS CHRISTI, Texas, 26 de mayo de 2017.- Autoridades federales estadounidenses informaron este viernes que presentaron cargos criminales por conspiración y lavado de dinero contra el mexicano José Manuel Saiz Pineda, exsecretario de Finanzas de Tabasco actualmente detenido, como parte de una investigación para decomisar 50 millones de dólares.

La Oficina del Procurador Federal para el Suroeste de Texas informó que Saiz Pineda, de 49 años de edad, preso en México tras ser acusado de corrupción y complicidad en la administración del exgobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, enfrenta los cargos ante una Corte Federal en Corpus Christi.


La acusación también responsabiliza a la esposa de quien fuera secretario de Finanzas de Tabasco, Silvia Beatriz Pérez Ceballos, de 49 años de edad, y a Martín Alberto Medina Sonda, de 44 años -socio de la pareja-, quien también se encuentra preso en México.

La acusación fue presentada el pasado 26 de abril, pero se mantuvo sellada desde entonces, y se da a conocer tras la detención de Pérez Ceballos, el miércoles pasado en su residencia en la comunidad de Sugar Land, un suburbio del suroeste de Houston.

Pérez Ceballos compareció la víspera ante la magistrada federal Dena Palermo, en Houston quien ordenó fuera mantenida bajo custodia sin derecho a fianza hasta que se efectué una audiencia de detención el próximo 30 de mayo.

La acusación incluye un aviso de confiscación de siete propiedades ubicadas en las ciudades de Nueva York, Los Ángeles, Miami y Houston, que tienen un valor combinado estimado de más de 50 millones de dólares.

El aviso de confiscación también enumera seis cuentas bancarias separadas, incluyendo una mantenida en una cuenta en Bermuda.

De acuerdo con la Oficina del Procurador Federal, la conspiración para cometer fraude bancario conlleva una pena máxima de 30 años en una prisión federal y hasta una multa de un millón de dólares.

En caso de ser declarados culpables de lavado de dinero, cada uno también enfrenta una pena de hasta 20 años de cárcel y una multa máxima de 500 mil dólares. (Tabasco Hoy)