lunes, 28 de noviembre de 2016

12:53:00
CIUDAD DE MÉXICO, 28 de noviembre de 2016.- El embajador de México en Cuba, Enrique Martínez y Martínez, informó que el presidente Enrique Peña Nieto ha dado la instrucción para asistir a las honras fúnebres del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro.

"Desde luego que el presidente de México ha dado la instrucción para asistir a las honras fúnebres", detalló.

En entrevista radiofónica, señaló que están esperando los “horarios y la agenda que el ministerio del exterior de Relaciones Exteriores de Cuba nos dé".

Sin embargo, afirmó que todo parece indicar que durante la tarde noche de este 29 de noviembre, los jefes de estado de todo el mundo habrán de acudir para rendir el homenaje póstumo a Fidel Castro.

Peña visitó a Fidel Castro en enero de 2014. (Foto Presidencia)

Asimismo, dijo que, a pesar de los claroscuros, de las altas y bajas, México y Cuba tienen una historia común, de raíces profundas y una gran riqueza de relaciones a través de los años.

Cabe señalar que la embajada de la República de Cuba en México informó que, con motivo del fallecimiento del Comandante Fidel Castro Ruz, a partir de este lunes se abrirá un libro de condolencias en la sede diplomática.

En un comunicado, detalló que los mexicanos que deseen expresar su pésame por la muerte del líder revolucionario Fidel Castro, podrán hacerlo del 28 de noviembre hasta el 4 de diciembre, en los horarios de 09:00 a 18:00 horas, para lo cual se abrirá un libro de condolencias en la embajada, ubicada en avenida Presidente Masaryk 554, colonia Polanco, delegación Miguel Hidalgo.

El programa oficial preparado por el Gobierno cubano para homenajear al fallecido líder de la Revolución, Fidel Castro, se inicia hoy en La Habana con la instalación de las cenizas del exmandatario en la Plaza de la Revolución, donde los cubanos podrán acudir a despedirle.

A lo largo de dos jornadas, los restos de Castro -quien en sus últimas voluntades pidió expresamente ser incinerado- permanecerán en el memorial a José Martí para que la población le dé su último adiós, una convocatoria que se prevé multitudinaria. (Excélsior)