martes, 4 de octubre de 2016

17:56:00
MÉRIDA, Yucatán, 4 de octubre.- Comprometido con ofrecer al público artistas de renombre internacional, la Orquesta Sinfónica de Yucatán anuncia la presentación este siete y nueve de octubre del pianista polaco Marian Sobula para la interpretación del Concierto para piano No. 1 de Frederic Chopin, obra cumbre del romanticismo musical.


El Teatro José Peón Contreras se consolida como escenario de grandes intérpretes de la música, ya que después del exitoso concierto del ruso Alexei Volodin, ahora contará con el polaco Marian Sobula, quien se ha presentado en las salas más  prestigiosas de Japón, Australia, Estados Unidos, América Latina y el Medio Oriente.

Graduado de la prestigiosa Academia de Música de Cracovia, el joven virtuoso fue ganador absoluto de concursos internacionales de piano en Polonia, Alemania, España, Italia y Chile de 2004 a 2007, entre ellos el Concierto Internacional en Valladolid (España, 2005)  y Concurso Internacional Musical "Dr. Luis Sigall" en Viña Del Mar ( Chile 2007).

Bajo la batuta de Juan Carlos Lomónaco, la OSY alternará este fin de semana con el pianista invitado, señalado como uno de los grandes talentos de su generación, en la interpretación de la obra de Frederic Chopin (1810-1849),  máximo exponente del romanticismo musical junto con Franz Liszt y Robert Schumann.

Escrita en tres movimientos típicos (Allegro maestoso; Romance – Larghetto y Rondo – Vivace), el concierto fue estrenado en el Teatro Nacional de Varsovia  el 11 de octubre de 1830 con el compositor como solista, en uno de sus recitales de despedida de su natal Polonia.

La obra es una de las grandes favoritas de los amantes de la música de Chopin por el gran papel protagónico que juega el piano ante una orquesta que aparentemente juega un papel secundario pero  imprime gran valor agregado a la obra  en su conjunto.

Fue el primero de los dos conciertos para piano de Chopin en ser publicado, y por lo tanto se lo denominó Concierto para piano "número 1" en el momento de su publicación, aun cuando en realidad fue compuesto inmediatamente tras el que después sería publicado como Concierto para piano No. 2.

Con la Sinfonía No 8 de Antonín Dvorak (1841-1904), estrenada en Praga el dos de febrero de 1890 bajo la dirección del propio compositor nacido en Bohemia, hoy República Checa,la OSY cerrará con broche de oro la parte complementaria del cuarto programa de su actual temporada 2016. 

Las orquestas del mundo programan con frecuencia la Octava y la famosa Novena de Dvorak (Sinfonía del Nuevo Mundo).  Si la Séptima es tempestuosa y romántica, la octava es en sus cuatro tiempos (Allegro con brío, Adagio, Allegretto grazioso y Allegro, ma non troppo) tierna e inspirada en la música tradicional bohemia que Dvorak tanto amó.  (Boletín)