sábado, 12 de octubre de 2013

21:11:00
ESPAÑA, 12 de octubre.- Los suicidios de varones en España siguen aumentando año tras año. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, un total de 12.765 personas, varones en su mayoría, murieron por suicidio. Aunque no se menciona en las estadísticas ni el Estado mencionará la razón de estos casos, se trata de víctimas de la violencia feminista radical instituida en España; hombres que decidieron decir basta tras ser denunciados falsamente por sus mujeres o tener que aceptar sentencias injustas sobre la custodia de los hijos, en la mayoría de casos.


Del total de suicidios del pasado año, se estima que el 70 por ciento eran hombres que estaban en trámites de separación, según la Asociación Catalana de Padres Separados (ACAPASE), que estudia llevar a los tribunales a la ministra de Sanidad, Leire Pajín.

El Instituto Nacional de Estadística elude mencionar la palabra “suicidio” y habla en cambio de “fallecimientos por causas externas”, englobando en ellos tanto a los suicidados como a las víctimas de accidentes de tráfico. El propio ministro del Interior presentó hoy los datos de siniestralidad en las carreteras españolas en 2010, que se saldó con 1.730 muertos, 173 menos que en 2009. En ningún momento de su intervención habló del suicidio como la primera causa de mortalidad en España. “Es un año alentador, aunque hay 1.730 razones para seguir trabajando”, aseguró el ministro. De las otras 12.765 razones, ni mu.

¿Por qué se pretende diluir un hecho tan deramático como el suicidio en otra estadística de signo bien distinto? Probablemente por la percepción de culpa y la mala conciencia de los legisladores. Saben que sin esas normas contrarias a la dignidad elemental de los varones españoles, la mayoría de ellos no habrían optado por una salida tan extrema como la del suicidio.

Esto es lo que dice el INE sobre el asunto: “Los fallecimientos por causas externas (accidentes de tráfico y suicidio) fueron más frecuentes en los varones”. Y ahí se acaba cualquier análisis. Es decir, que los propósitos de enmienda seguirán siendo nuños y, por consiguiente, la cifra de suicidios seguirá aumentando inevitablemente.

“Es muy difícil saber los datos exactos de hombres asesinados y que se suicidan. Todos sabemos que las feministas radicales niegan todos estos datos, presionan para su censura, y los políticos los publican con cuentagotas. Las causas de estos suicidios, así como los posibles rumores sobre indultos que piden las feministas radicales para las madres asesinas, lo dejo para los comentarios de los lectores”, señala José Flores, portavoz de ACAPASE. (Cazadebunkers.com)

0 comentarios:

Publicar un comentario