sábado, 12 de octubre de 2013

20:59:00
BRASIL, 12 de octubre.- Una investigación del Ministerio Publico paulista, que demandó tres año y requirió miles de escuchas de comunicaciones telefónicas entre narcotraficantes, reveló que en los planes del Primer Comando de la Capital, la mayor facción delictiva local, habría intentado asesinar al gobernador del estado, Geraldo Alckmin. De acuerdo con los documentos obtenidos por el Grupo Especial de combate al delito organizado (GAECO), los mafiosos del PCC intentaron, también, infiltrar aliados entre los integrantes de la Corte Suprema.

Geraldo Alckmin, gobernador de Sao Paulo (foto: http://indice.ig.com.br)

Las denuncias, publicadas por el diario Estado de Sao Paulo, y recogidas también por el carioca O Globo, identificaron 175 miembros de esa banda del tráfico de drogas, que según afirman los investigadores opera en 22 estados brasileños y actúa en Paraguay y Bolivia. De acuerdo con interceptaciones de las conversaciones, entre miembros del PCC que se encuentran detenidos en presidios paulistas y sus socios de afuera, los líderes de la organización contemplaron “entrar en la vida política” con candidatos a diputados no fichados como aliados de esa organización.


Según la radiografía del Ministerio Público paulista, el PCC estaría muy extendido en Brasil. Contaría con una “tropa” de 7.800 “soldados” sólo en el estado paulista y ya habría oficiado de componedor entre las facciones narco de Río de de Janeiro, el Comando Vermelho, el ala Amigo de los Amigos (ADA) y Tercer Comando. Las investigaciones se iniciaron en 2009 con la participación de agentes de inteligencia que operan bajo las órdenes de la fiscalía provincial. En una de las escuchas, el líder del PCC, Marcos Willians Herbas Camacho, alias Marcola, afirmó que la disminución del delito en San Pablo se debió al control ejercido por el propio PCC sobre sus integrantes y la de estos sobre las bandas delictivas juveniles que operan en atracos a individuos. El gobernador Alckmin, en cambio, afirma que la baja de delitos comunes se debe a la intensificación de las acciones policiales.

Ayer, el ministro de Justicia José Eduardo Cardozo declaró que va a renovar por un año más el acuerdo celebrado el año pasado con la Secretaría de Seguridad Pública paulista y la Policía Federal. Ese convenio permitió crear una agencia de inteligencia conjunta, entre el gobierno federal y el provincial. “Las organizaciones delictiva actuales muestran un nivel de audacia que exige la fuerte presencia del Estado, tanto estadual como federal. Ambos debeN trazar acciones conjuntas para enfrentar esa realidad. Tenemos que demostrar que somos más fuertes que estos grupos mafiosos” sostuvo el ministro.

 Las investigaciones determinaron que el PCC buscó infiltrarse en la legislatura provincial. En las comunicaciones interceptadas se escuchó a uno de los presos del PCC hablar del “apoyo” a “una candidata”, pero no trascendió el nombre de la mujer. También se supo que el grupo delictivo planeaba invadir el presidio de la ciudad de Presidente Venceslao, en el interior del estado. (Eleonora Gosman para Clarín)

0 comentarios:

Publicar un comentario