miércoles, 21 de marzo de 2018

17:03:00
CIUDAD DE MÉXICO, 21 de marzo de 2018.- La alcaldesa María Fritz Sierra recibió el reconocimiento del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) que refrenda a Mérida en el primer lugar del Índice de Información Presupuestal Municipal 2017, (IIPM2017) certificación que otorga el organismo a los municipios que obtienen el 100% de la calificación que otorga por la  calidad de la información presupuestal basada en un  catálogo de buenas prácticas y normas de contabilidad  gubernamental, que apuestan a la transparencia y rendición de cuentas de los recursos públicos.

El IMCO es un centro de investigación independiente, apartidista y sin fines de lucro, dedicado a elaborar propuestas viables para mejorar la capacidad de México para atraer y retener talento e inversiones. El estudio de 2017 evaluó a 453 municipios de los cuales, 69 obtuvieron el 100 por ciento de cumplimiento. 

María Fritz Sierra, presidenta municipal de Mérida; Juan E. Pardinas Carpizo, director general del IMCO y Alvaro Cetina Puerto, subdirector de Mejora Regulatoria.

El estudio también destacó al Ayuntamiento de Mérida en el rubro de “Buenas Prácticas” al conformar el modelo del  Consejo Consultivo del Presupuesto y Ejercicio del Gasto 2015-2018, implementado por la administración del alcalde Mauricio Vila Dosal, y que está incorporado a las herramientas e índices de medición del Instituto Mexicano de la Competitividad  (IMCO) por su eficacia en la claridad del ejercicio del gasto público.

En el marco de la entrega de reconocimientos del organismo, el director general del IMCO, Juan E. Pardinas, informó ante medios nacionales y corresponsales de medios internacionales que esta buena práctica del Ayuntamiento de Mérida ya se considera parte del catálogo de ejemplos que deberían seguir otras instituciones gubernamentales en México.

Explicó que el caso de Mérida es particularmente excepcional, pues no se tienen referencias de consejos similares en otros Ayuntamientos del país, y es la única en el catálogo de buenas prácticas del IMCO que proviene de una autoridad municipal. Las demás, dijo, se atribuyen al Congreso de Coahuila, a la Auditoría Superior de Coahuila, al Congreso de Puebla, a la Auditoría Superior de Puebla.

En entrevista, Ramiro Suárez, investigador del IMCO, explicó que el consejo es un caso de éxito  en la transparencia presupuestal porque registra un incremento importante del 100%.

-En 2014, el cumplimiento del Índice de Información Presupuestal  fue del 26%, en 2015 registró un 46% y en 2016 llegó al 100%. Esto último obedece a una buena dinámica de colaboración entre el IMCO y el municipio, y entre el municipio mismo- recalcó.

Recordó que la relación entre la organización que representa  y el IMCO es Pro Bono, es decir, sin erogación por parte de la Comuna, y que se debió al interés del Ayuntamiento de Mérida por mejorar la transparencia de los recursos públicos para el conocimiento de los ciudadanos.

-El Índice representa la voluntad política para transparentar la información que ya genera la ciudad y simplemente es hacerla pública. En los años recientes hemos visto como cada vez está más accesible en tiempo real a la ciudadanía- recordó.

El investigador destacó que es importante consolidar este ejercicio en las próximas administraciones municipales y que se continúe con los esfuerzos de claridad de datos que es básica para los meridanos.

La alcaldesa María Fritz Sierra manifestó que la creación del Consejo Consultivo del Presupuesto y Ejercicio del Gasto del Municipio de Mérida, que incluye la participación de la iniciativa privada en la elaboración del presupuesto, era un deber moral con la ciudadanía, con la transparencia y la rendición de cuentas a la que la autoridad está comprometida.

-Estamos orgullosos de recibir este reconocimiento. La administración municipal que inició Mauricio Vila Dosal ha cumplido cabalmente no sólo con la transparencia, sino también con la rendición de cuentas.

Por ello, agregó, refrendamos nuestro primer lugar en la accesibilidad que tiene la ciudadanía a la información financiera del Ayuntamiento, y además, al reconocer como práctica exitosa la creación del Consejo Consultivo del Presupuesto y Ejercicio del Gasto el gobierno municipal de Mérida empodera a la ciudadanía a través de la rendición de cuentas.

La presidenta municipal señaló que  la transparencia presupuestal —saber cuánto, cómo y en qué se va a gastar el dinero público— es fundamental para crear confianza entre los ciudadanos y el gobierno.

-Salir de la opacidad es una condición indispensable para mejorar el manejo y distribución del dinero público.

A  su vez, Álvaro Cetina Puerto, subdirector de Mejora Regulatoria, afirmó que con este resultado el Ayuntamiento de Mérida reafirma su compromiso de eliminar la opacidad, permitir la rendición de cuentas que involucra el uso de los recursos públicos y, por tanto, dotar de las herramientas necesarias para que la sociedad civil conozca y vigile el uso del dinero público.

Recordó que Mérida realizó un significativo esfuerzo para pasar del lugar 97 al 1 en tan sólo un año, lo cual habla de una preocupación para lograr una ciudad más competitiva y que sólo se puede lograr si se fomentan una serie de buenas prácticas contables como las que mide el IMCO.

Criterios de evaluación y metodología

Desde el 2009, el organismo aplica una estricta metodología que mide 80 criterios agrupados en 9 secciones que evalúan en su conjunto la existencia, la disponibilidad y la calidad de la información contenida en las leyes de ingresos y presupuestos de egresos conforme a los criterios establecidos. Estas secciones son el Acceso Público a la Información, la estructura de la información y Datos Abiertos, el cumplimiento de la Armonización Contable, Poderes y Secretarias, Tabuladores de Sueldos y Plazas, Desempeño de la Deuda Pública, Uso de los Recursos Federales, Rubros específicos,   Reasignación y excedentes.

La calidad de la información presupuestal de los municipios arroja indicadores clave que miden cómo estos municipios eliminan condiciones de opacidad y es una herramienta que verifica el cumplimiento de la contabilidad gubernamental, y mide de qué forma se fomenta una serie de buenas prácticas contables.

De acuerdo con Suárez Galán, esta evaluación permite conocer y responder a preguntas tales como ¿Cuántos recursos reciben los municipios? ¿Qué tan transparentes son las condiciones de contratación de la deuda pública municipal? ¿Cuántos y cuáles son los salarios de los funcionarios públicos? ¿Contiene topes en montos para asignación directa, invitación y licitación pública? ¿Desglosa el pago para contratos de asociaciones público privadas?, entre otras.

0 comentarios: