miércoles, 21 de marzo de 2018

18:20:00
AUSTIN, Texas, 21 de marzo de 2018.- El supuesto autor de la ola de paquetes bomba que ha sacudido en los últimos días la localidad de Austin, en el estado de Texas, se ha hecho explotar durante una operación llevada a cabo por las fuerzas de seguridad este miércoles de madrugada, según fuentes consultadas por varios medios de comunicación estadounidenses.

Se trata de un desempleado de 23 años llamado Mark Anthony Conditt, oriundo de la localidad texana de Pflugerville, en los alrededores de Austin, según la emisora de televisión local afiliada a la cadena CBS y el períódico Austin American-Statesman, que citan fuentes policiales. La Policía había dicho que tenía 24 años.

El sospechoso, que se ha suicidado en Round Rock, un pueblo situado a 20 minutos al norte de Austin. La Policía sigue investigando si el «Unabomber» de Texas tenía cómplices.

Mark Anthony Conditt. (ABC)

Las autoridades han dado con el sospechoso a raíz de la información recabada tras la explosión de un artefacto el martes en unas instalaciones de la empresa de mensajería FedEx. Entre las pruebas recabadas figuran imágenes de cámaras de seguridad y rastreos del teléfono móvil, informa el Austin American-Statesman.

Los agentes habían seguido la pista del sospechoso hasta un hotel y comprobaron cómo su vehículo se detenía al borde de la carretera y detonaba un explosivo, acabando así con su vida, señaló a los periodistas junto al lugar de los hechos el jefe de Policía de Austin, Brian Manley, informa Reuters.

Mark Anthony Conditt, de 23 años, sospechoso de la serie de atentados con bomba que ha aterrorizado a la ciudad de Austin, Texas, murió esta mañana al detonar un explosivo en el vehículo rojo de arriba. (Jay Janner/Austin American-Statesman)

El Departamento de Policía de Austin ha confirmado de madrugada un tiroteo en una autopista de la zona, durante una operación policial. Fuentes consultadas por la cadena NBC han asegurado que el sospechoso está «neutralizado», aparentemente después de que se quitase la vida con uno de sus propios artefactos explosivos.

Una cadena de al menos cuatro explosiones

Esta persona sería la responsable de una cadena de cuatro explosiones que ha sacudido Austin desde el 2 de marzo y que causó dos muertos y cuatro heridos. En estos casos, en la colocación de los artefactos no medió ningún mensajero.

El martes, una quinta bomba estalló a primera hora en un centro de reparto de FedEx en Schertz, mientras que se localizó otro artefacto sin explotar en otras instalaciones de la misma empresa en Austin, aunque las autoridades sospechan «a priori» que ambos incidentes no tienen relación con las primeras cuatro explosiones.

Un joven conservador desempleado

Mark A. Conditt dejó por escrito en 2012, cuando tenía 17 años, sus puntos de vista políticos en una serie de entradas en un blog para un curso en el Austin Community Collegue del gobierno de Estados Unidos, según ha recogido el periódico local «Austin American-Statesman».

En esos textos, Conditt expresa puntos de vista conservadores en una variedad de asuntos. Estaba en contra del matrimonio homosexual y del aborto, y a favor de la pena de muerte.

En el caso del aborto, indicaba: «En primer lugar, si una mujer no quiere un bebé, o es incapaz de cuidar de él, no debería participar en actividades que estaban hechas por esa razón. Segundo, si vamos a dar a las mujeres el aborto libre, ¿por qué no dar a los hombres condones gratis, o algo así? ¿No deben tomar estas medidas preventivas la parejas?».

En cuanto al matrimonio entre parejas del mismo sexo, argumentaba que la homosexualidad no es «natural»». «Simplemente mirad los cuerpos del hombre y la mujer. Están obviamente diseñados para formar una pareja. El diseño natural es evidente. No es natural que se emparejen un hombre con un hombre y una mujer con una mujer. Sería como tratar de hacer encajar dos tornillos o dos tuercas entre sí y entonces decir «sí, es natural que vayan juntos».

«Los criminales ejecutados no vuelven a matar»

Acerca de la pena de muerte escribió: «Los criminales vivos hacen daño y matan de nuevo. Los ejecutados, no».

El propio Conditt, en una breve biografía se describía como no definido políticamente, aunque se ve a sí mismo como conservador. Así mismo, decía que les gustaba montar en bicicleta, el parkour (método de entrenamiento que busca desarrollar las capacidades físicas), el tenis, leer y escuchar música».

También era partidario de acabar con el sistema de registro de delincuentes sexuales. «Tú tienes a un tipo que ha cometido un crimen. ¿Ponerle en una lista (de delincuentes sexuales) mejorará las cosas? No haría solo que la gente le evitara, le impediría acceder a un trabajo y hacer amigos? ¿Solo por un delito que podía haber cometido hace quince años como un adolescente? En una nota al margen, la quinta parte de las violaciones se cometen por menores», escribió.

El joven acabó con su vida al hacer estallar un artefacto al borde de una carretera en Round Rock, localidad texana vecina de Pflugerville y situada unos 30 kilómetros al norte de Austin, mientras la Policía seguía sus pasos.

Un vecino llamado Jeff Reeb, cuyo nieto creció jugando con Conditt, señalaba en declaraciones recogidas por «Austin American-Statesman», al conocer la identidad del supuesto «Unabomber»: «Sé que es un cliché, pero no me podía imaginar esto», asegura.

El sospechoso se había graduado en el campus Northridge del Austin Community College y había trabajado en la empresa Crux Semiconductor en Austin como agente de compras, envíos y recepciones, según un perfil en una web de búsquedas de empleo. Antes trabajó como técnico de reparació de ordenadores.(ABC)

0 comentarios: