lunes, 1 de mayo de 2017

18:07:00
Azhar Goraya

El Islam es una religión que nos guía hacia el camino recto en la vida. Es una religión cuyo propósito es dar al ser humano reconocimiento de su Señor, porque es sólo cuando reconocemos algo que podemos darle su valor apropiado. En cuanto a Al-lah (Dios), el Islam enfatiza Sus favores y Su belleza intrínseca que sirve como una animación a acercarnos a Él con sinceridad y amor. El Mesías prometido, Hadhrat Mirza Ghulam Ahmad (as), mencionó la realidad de una relación con Dios en las siguientes palabras:

“Vosotros, los que proclamáis ser mis partidarios: sólo podréis ser reconocidos como tales en el cielo cuando adoptéis el camino de la rectitud. Ofreced, pues, las cinco oraciones diarias con tal devoción y fervor que parezca que contempláis a Dios realmente; observad el ayuno fielmente por amor a Él; a quien le corresponda, que ofrezca zakat (limosna) y a quien le incumba, que emprenda la peregrinación a la Meca si nada se lo impide. Practicad el bien con devoción y sentid aversión hacia el mal, recordando que ningún acto sin rectitud es aceptado por Dios. El temor de Dios es la raíz de todo bien; si esta raíz se marchita, el acto no podrá florecer.


Es necesario que seáis sometidos a pruebas y aflicciones como lo fueron los creyentes de antaño. Cuidad, pues, de los tropiezos. La tierra no os podrá infligir ningún mal si el lazo que os une al cielo es sólido. Son vuestras manos, y no las del adversario, las que causan vuestra perdición. Si se perdiera vuestro honor en la tierra a causa de Dios, Él os recompensaría con eterno honor en el cielo. Así pues, no le abandonéis. Es preciso que sufráis adversidades y os veáis privados de esperanzas, pero no desesperéis, porque vuestro Dios os somete a pruebas para comprobar quién es constante en Su camino. Si deseáis que los mismos ángeles canten vuestras alabanzas en el cielo, alegraos cuando se os persigue, regocijaos cuando se os injuria y no os separéis de Él aunque el fracaso os abrume.


Sois vosotros el último pueblo elegido por Dios. Practicad el bien hasta límites insuperables. El que se abandone a la pereza, será expulsado de la Comunidad como un lastre y morirá con pesar sin haber logrado perjudicar a Dios en absoluto. Escuchad: yo os anuncio la buena nueva de que Dios existe. Aunque todos seamos Sus criaturas, Él elige a quien le elige; se acerca a quien se acerca a Él y ensalza a quien le ensalza. Venid a Él después de purificar vuestros corazones y limpiar vuestra lengua, ojos y oídos, y Él os aceptará.

En cuestión de fe, Dios desea que creáis en un solo Dios; que Mohammad (la paz sea con él) es Su Profeta, el sello de los profetas y el más grande de todos, y que tras él, ningún profeta puede aparecer excepto el que vaya ataviado con su vestimenta, porque el servidor está unido al amo, como la rama a la raíz.

También debéis estar seguros de que Jesús, el hijo de María, está muerto. Su tumba se encuentra en Srinagar (Cachemira), en la calle Khan Yar. Dios habla de su muerte en el Sagrado Corán. En cuanto a mí, no creáis que niego la excelencia del Profeta Jesús. Aunque es cierto que Dios me ha revelado que el Mesías Mohammadí es superior en rango al Mesías mosaico, yo honro al hijo de María, ya que desde el punto de vista espiritual yo soy el último sucesor del Islam, así como Jesús fue el último sucesor de la rama israelita, y él era el Mesías Prometido de la comunidad de Moisés, como yo soy el Mesías Prometido de la comunidad musulmana. Por lo tanto, rindo honor a mi homónimo, siendo falsos y sediciosos aquellos que me acusan de no respetar a Jesús.”

****

Para aprender más acerca del Islam puede asistir a las clases del Sagrado Corán todos los domingos a las 12 pm. También todos los jueves a las 7 pm y domingos a las 11 am a las reuniones con temática Islámica que se llaman Café, Pastel e Islam.

La Mezquita de la Comunidad Musulmana Ahmadía (Calle 60 x 51 No. 453ª, Centro de Mérida, Yucatán)
999 129 4594 (cel. + whatsapp),  999 924 2222 (mezquita)
comunidadmusulmanaahmadia@gmail.com
www.alislam.es