lunes, 1 de mayo de 2017

12:54:00
WILLS POINT, Texas, 1 de mayo de 2017.- Grandes tornados golpearon el estado de Texas durante el pasado sábado. Varias personas murieron y otras tantas resultaron heridas. A veces la fuerza de la naturaleza no da tregua. Sin embargo es justamente en momentos de crisis y angustia, cuando somos capaces de comprobar que los seres humanos todavía somos solidarios.

Phillip Ocheltree conducía a toda velocidad por un camino rural al norte de Canton, en Texas, para tratar de poner a salvo a su hijo y su pequeña bebé del tornado que se dirigía hacia su casa. Pero en un momento el viento volteó su camioneta sobre un arroyo que iba creciendo a toda velocidad.

Momento dramático en que Tom Mitchell salva a la bebé de las crecientes aguas.

Tom Mitchell al ver la devastadora destrucción que dejaba el tornado a su paso, sintió la necesidad de hacer algo, cualquier cosa y  sin un plan, que comenzó a conducir en busca de alguien que necesitara ayuda. Y llegó justo al lugar en el que Phillip, junto a sus hijos iban camino a una muerte segura.

“El agua en el arroyo se movía muy rápido y no podían abrir las puertas”, contó Tom, al describir la escena. Pero el hombre, a pesar de las buenas intenciones, no tenía las fuerzas suficientes como para ayudar. Afortunadamente, otros vehículos se detuvieron para ayudar y entre todos se lanzaron al rescate y Tom, con menos fuerza, filmó la escena.

Después de un rato de luchar contra la corriente, los rescatistas lograron sacar la bebé del vehículo. “Estaba blanca, pasando a un gris azulado, y sus ojos fuera de foco”, recordó Tom.

La familia Ocheltree había quedado atrapada dentro de su camioneta volcada.

Voluntarios ayudan a sacarlos del vehículo, cuyas puertas no podían abrirse desde dentro.

Finalmente, pudieron sacar a la bebé del asiento trasero.

El pequeño Marshal y su padre también fueron rescatados.

Emily, esposa de Phillip Ocheltree, con sus dos hijos Marshal y Addy.

A continuación, una mujer entra en más escenas, pasa por encima del hombro de Tom, y comienza a orar: “Querido Jesús, por favor, que este bebé respire,” Oró. “Querido Jesús, por favor, que este bebé empiece a respirar.”

Tom dejó entonces su celular y comenzó con las tareas de reanimación sobre la bebé. Enseguida tuvo que hacer lo mismo con el niño, que fue rescatado instantes después. Al final, pudieron rescatar al padre. Los tres se recuperan favorablemente en un hospital de la zona.

Tom compartió las imágenes del rescate en las redes sociales: “Creo que que muestra lo que puede lograr una comunidad de desconocidos actuando en equipo todos juntos en una situación de emergencia”. (La Opinión / Daily Mail)