lunes, 1 de mayo de 2017

11:59:00
ESTAMBUL, 1 de mayo de 2017.- La policía de Estambul lanzó gases lacrimógenos y balas de goma para disolver un grupo de manifestantes por el 1 de mayo en Estambul, dijo un testigo de Reuters, mientras las autoridades detuvieron a más de 200 personas en las protestas en la ciudad.

Las manifestaciones durante el Primero de Mayo se celebran cada año en Turquía y el año pasado se han visto acompañadas por cargas policiales generalizadas contra los manifestantes.

Se esperaba que las protestas fueran más moderadas este año después de que los sindicatos dijeran que no intentarían marchar a la Plaza Taksim, un punto de reunión tradicional para las protestas contra el gobierno, pero donde las autoridades han prohibido este año las concentraciones.

Policías de paisano detienen a un manifestante que pretendía saltarse la prohibición y acudir a la manifestación en la plaza de Taksim, en el centro de Estambul. (KEMAL ASLAN | REUTERS)

Las autorizaciones optaron por un amplio despliegue policial este año en toda la ciudad, reforzado desde el aire con varios helicópteros.

La policía en el barrio de Mecidiyekoy usó gases lacrimógenos y balas de goma contra un grupo de manifestantes que intentaban marchar hacia la Plaza Taksim. Estaban gritando "Taksim es nuestro y seguirá siendo nuestro".

La plaza se convirtió en el epicentro de las manifestaciones anti-Erdogan en 2013. Dos manifestantes que lograron llegar este lunes a la plaza fueron detenidos poco después de desplegar una bandera, dijo la agencia de noticias Dogan.

A dos semanas del triunfo del referéndum que otorgó grandes poderes al presidente turco Recep Tayyip Erdogan, los ciudadanos salieron a las calles a mostrar su descontento bajo el lema "¡Larga vida al 1 de mayo, no al dictador!". (AFP)

En el vecindario de Besiktas, donde hace dos años la policía utilizó cañones de agua contra los manifestantes del 1 de mayo que lanzaban piedras, decenas de personas fueron arrestadas por intentar llegar a Taksim.

"Un total de 207 personas han sido detenidas", dijo la oficina del gobernador de Estambul en un comunicado, añadiendo que se habían confiscado unos 40 cócteles molotov, 17 granadas de mano y 176 fuegos artificiales.

Varios grupos de derechos humanos y algunos de los aliados occidentales de Turquía dicen que Ankara ha restringido drásticamente la libertad de expresión y otros derechos básicos en la represión que siguió a un fracasado golpe el año pasado.

Desde que ganó su referéndum, Erdogan ha llevado a cabo dos purgas más, dirigidas a la policía, la administración pública y el ejército.

Durante el fin de semana, 3.900 funcionarios y miembros de las fuerzas armadas fueron despedidos, mientras que las autoridades bloquearon el acceso a la enciclopedia online Wikipedia, citando una ley que permite prohibir el acceso a sitios web considerados obscenos o una amenaza para la seguridad nacional.

Erdogan dice que las medidas son necesarias debido a las amenazas a la seguridad de Turquía. (Reuters)