lunes, 1 de mayo de 2017

19:51:00
WASHINGTON D.C., 1 de mayo de 2017.- Donald Trump dio este lunes un respiro a la escalada de tensión verbal entre Estados Unidos y Corea del Norte y aseguró en una entrevista con Bloomberg que no tendría problemas en reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong-un, si se dieran las circunstancias adecuadas. “Si fuera apropiado verle, desde luego que lo haría, me honraría hacerlo”, dijo el presidente estadounidense, resaltando la condición de unas “circunstancias correctas”.

No dio detalles del contexto o contenido que harían conveniente dicho encuentro, pero el clima actual no invita a pensar que dicha reunión tiene posibilidades de producirse a corto plazo. La inquietud por el desarrollo del programa nuclear norcoreano ha crecido en los últimos meses y el intercambio de mensajes entre la Casa Blanca y el régimen de Pyongyang, que ha redoblado sus pruebas balísticas, han puesto en alerta a medio mundo. "Son muchas condiciones", añadió el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, preguntado por estas declaraciones, "claramente esas condiciones no están ahora".

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. (POLITICO)

Se han dicho palabras gruesas en las últimas semanas. El embajador de Pyongyang ante la ONU, Kim In-ryong, advirtió de que se estaba creando “una situación peligrosa en la que una guerra termonuclear puede estallar en cualquier momento”. Washington ha dicho que la etapa de “paciencia estratégica” de Obama se ha terminado y que evitarán que Corea del Norte desarrolle un arma nuclear con capacidad de llegar a Estados Unidos. Trump destacó la semana pasada el riesgo de un “gran, gran conflicto” con Corea.

“La mayor parte de políticos no lo dirían”, señaló Trump en la entrevista de este lunes, como siempre marcando la diferencia entre el discurso normalmente más ortodoxo de un político de cuna y lo que el empresario neoyorquino define como la franqueza de quien jamás antes había estado en política. “Pero en las circunstancias adecuadas me reuniría con él, eso es una noticia”, insistió.

Kim Jong no se ha reunido con ningún líder internacional desde que llegó al poder en 2011, tras la muerte de su padre, ni se tiene conocimiento público de que haya abandonado el país. Con su progenitor, Kim Jong-il, sí se reunió en 2000 Madeleine Albright, entonces secretaria de Estado del Gobierno de Bill Clinton. Era el primer alto cargo estadounidense que visitaba el país desde la Guerra de Corea. (Amanda Mars / El País)