lunes, 1 de mayo de 2017

19:57:00
CARACAS, Venezuela, 1 de mayo de 2017.- El presidente Nicolás Maduro anunció que como parte de sus "atribuciones constitucionales" convoca al proceso de una Asamblea Nacional Constituyente, es decir, reformar el Estado venezolano, modificar el ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución, todo con el objetivo de lograr "la paz de la República".

“Convoco al poder constituyente originario del pueblo, es la hora, es el camino. No dejaron más alternativa (…) llamo al pueblo a prepararse para una constituyente”, dijo al dar a conocer su decisión.

Maduro, desde la avenida Bolívar, indicó que invocaba el artículo 347 de la Constitución de 1999 porque quería una "Constituyente con el pueblo, con la clase obrera". Esta noche desde Consejo de Ministros el jefe de Estado firmará el decreto de convocatoria al proceso y explicará los detalles de la convocatoria.

Nicolás Maduro en un acto por el Día del Trabajo. (Galería de las protestas de hoy en toda Venezuela)
"Convoco una Constituyente ciudadana, no una Constituyente de partidos ni élites, una Constituyente ciudadana, obrera, comunal, campesina, una Constituyente feminista, de la juventud, de los estudiantes, una Constituyente indígena. Pero sobre todo, hermanos, una Constituyente profundamente obrera, decisivamente obrera, profundamente comunal.  Convoco a los comuneros, a las misiones", dijo.

El presidente detalló que le hará llegar al Poder Electoral las condiciones para la elección de los constituyentes que participarán en la modificación del Estado venezolano. Indicó que serán "unos 500 constituyentistas"  que serán electos por votación directa de los venezolanos.

"Ha llegado el día hermanos, no me fallen. No le fallen a Chávez, no le fallen a la patria y así es como vamos a elegir con voto directo y secreto a través del Poder Electoral, como siempre, a los constituyentes y las constituyentes", pidió a los venezolanos.

Aseveró que con la unión cívico-militar y con la Constitución en la mano derrotaría el “golpe de Estado” que está “activado”. Destacó que la Carta Magna de 1999 era la base que debía ser perfeccionada y que el pueblo, a través del constituyente, tomara el poder originario y les volteara “la tortilla” a los “intervencionistas y golpistas”.

Reiteró que constitucionalmente no hay ningún poder sobre la Asamblea Nacional Constituyente, por lo que la constituyente serviría para tomar el Estado y el Parlamento nacional, que catalogó como “podrido”.

El jefe de Estado dio a conocer que quería específicamente con la activación de la Asamblea Nacional Constituyente se constitucionalizaran las misiones y grandes misiones como la Gran Misión Vivienda, Barrio Adentro, Misión Alimentación, Misión Transporte y los Comités Locales de Abastecimiento y Producción para que nadie se los “quite” a los venezolanos ni los privatice.

Expresó que deseaba que sectores como la juventud tuvieran su capítulo en la nueva Carta Magna.

“Una constituyente ciudadana, obrera, campesina, comunera, obrera, indígenas, feminista, bolivariana y profundamente chavista”, dijo al destacar que quería la elección de 200-250 constituyentistas en las bases sociales y el resto de carácter municipal.

Maduro también informó que una comisión presidencial designada se reunió este lunes en la mañana para que fuera a las bases populares para establecer "el carácter plenipotenciario y originario" de la Constituyente.

La comisión está encabezada por el constituyente Elías Jaua Milano y la integran además Aristóbulo Istúriz, Hermann Escarrá, Isaías Rodríguez, Earle Herrera, Cilia Flores, Delcy Rodríguez, Noelí Pocaterra y Francisco Ameliach.

Al finalizar su alocución Maduro aseveró que es un demócrata.

“Ustedes me van a apoyar ¿seguros? Seguro estoy de eso. Soy un demócrata profundo (…) Yo no quiero una guerra civil. Les entregó el poder, clase obrera. Vayan a ganar la batalla. La victoria nos pertenece”, expresó.

Ya lo veían venir

La tarde del domingo 30 de abril Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, alertó sobre las intenciones del gobierno de llamar a una Constituyente comunal, lo que a su juicio representaría la continuación y consolidación del golpe de Estado en Venezuela.

"Cualquier paso de convocar una Constituyente comunal es parte del golpe de Estado de Maduro (..) Esta crisis se ve agravada con esa convocatoria" , afirmó el parlamentario durante una rueda de prensa, en representación de la Unidad.

El diputado reiteró que el presidente Nicolás Maduro sigue en proceso de destruir la democracia en el país y desconocer la Constitución: "Para nosotros, en representación del pueblo venezolano que nos eligió a través de 14 millones de venezolanos, queremos dejar muy claro que cualquier paso para convocar una Constituyente comunal no es otra cosa que la continuación del golpe de Estado que se vive en Venezuela, un gobierno que desde la elección de la Asamblea Nacional ha desconocido al pueblo que votó por esa Asamblea, un gobierno que también impidió el revocatorio y también desconoce elecciones de gobernadores que tocaban en 2016, un gobierno que se niega a unas elecciones generales para renovar los poderes, un gobierno que lo que hace es reprimir al pueblo venezolano". (El Nacional)