domingo, 5 de febrero de 2017

14:39:00
MÉRIDA, Yucatán, 5 de febrero.- "Hoy más que nunca el pueblo de México debe unirse y seguir forjándose en un nacionalismo auténtico de compromiso para sacar adelante al país, reavivar el fuego y las pasiones como hace 100 años lo hicieran nuestros ilustres constituyentes, construir puentes y lazos, porque la historia nos ha enseñado que juntos hemos sido capaces de plasmar nuestros ideales", afirmó la presidenta de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado, Celia Rivas Rodríguez.


Ante el secretario General de Gobierno, Roberto Rodríguez Asaf, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Marco Celis Quintal y representantes de las Fuerzas Armadas, se develó en la sede del Legislativo la leyenda en letras doradas: "Centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos 1917-2017", en conmemoración de la efeméride.

"Nuestra Letra Suprema se levantará sobre murallas que provoquen desigualdad, pobreza, desesperanza, derribará tiranías y emergerá de los ideales de justicia social, desarrollo y unidad nacional", enfatizó la legisladora en sesión solemne.

Con la asistencia de autoridades federales, estatales y municipales; representantes de la sociedad civil y los 24 integrantes de la LXI Legislatura, el presidente de la Mesa Directiva, Daniel Granja Peniche, descubrió la frase plasmada en el Muro de Honor del salón del Pleno, como signo de "la defensa de la soberanía".

Como única oradora, Celia Rivas indicó que la leyenda permanecerá ahí para señalar el rumbo y camino para un presente y futuro promisorio para Yucatán y para el país, porque es su valor que trasciende por cada episodio nacional de gesta y sacrificio de los mexicanos como patria independiente y soberana.

"Son esas remembranzas las que colman de orgullo nuestra alma mexicana, las que nos hacen saber que Yucatán es fiel a sus principios armónicos y que nos conducen al destino mismo de honor y gloria nacional", apuntó.

Ni las tribulaciones internacionales, ni las amenazas internas y externas, añadió, podrán hacer mella en el amor a la patria, a nuestras tradiciones, "a los símbolos que nos hacen amar a México".

Señalando el máximo texto nacional colocado en la Mesa Directiva, Rivas Rodríguez destacó que nuestra Carta Magna nos organiza y nos unifica como mexicanos, aún en la diversidad de opiniones y visiones, que nos permite avanzar en un proceso continuo del que siempre se puede salir fortalecidos.

En la jornada conmemorativa del Centenario de la Constitución Mexicana, también se instituyó en la sala uno del recinto del Poder Legislativo del Estado, el nombre de "Héctor Victoria Aguilar", ilustre yucateco que participó un 5 de febrero de 1917 en el Congreso Constituyente celebrado en el Teatro Iturbide de la ciudad de Querétaro, con grandes aportaciones para consagrar el artículo 123.

La presidenta de la Junta de Gobierno, reconoció que Héctor Victoria fue un incansable luchador por el proletariado que culminó elevando a rango supremo sus derechos fundamentales en el marco legal del país, como también se sumaron los destacados yucatecos Antonio Ancona Albertos, Enrique Recio, Miguel Alonso Romero y Manuel González Cepeda.

El texto Constitucional concibe el resultado del incesante cambio social, como lo fue el derecho al sufragio para la mujer, resultado de la organización del Primer Congreso Feminista decisivo en la construcción del artículo 34; al igual que el reconocimiento al Ejido como un triunfo de la propiedad comunal para restituir a los campesinos de sus tierras.

"Cada uno de ellos reviste la importancia de enaltecer esta mañana los 136 artículos comprendidos en el alma de nuestras instituciones que son necesariamente parte del cuerpo constitucional que rige nuestros destinos", reiteró.

Los representantes de los tres Poderes de gobierno también develaron la placa conmemorativa de los 100 años de la Constitución Mexicana en la explanada principal del Congreso del Estado, a las puertas del salón de sesiones plenarias.

Rivas Rodríguez declaró que son innegables los avances en salud, igualdad, medio ambiente, cultura y el derecho humano a la educación; así como la incorporación del Derecho a la Identidad y el Interés Superior de la Niñez, haciendo énfasis en el Juicio de Amparo, de origen yucateco, que también ha evolucionado como parte de las grandes transformaciones de la sociedad mexicana y sus relaciones.

"Yucatán avanza al amparo de su Ley Suprema y hoy podemos decir, sin temor a equivocarnos y con gran orgullo, que la Constitución estará viva en cada uno de nosotros si nos avocamos a defenderla y promover su esencia en nuestro actuar, en nuestro desempeño y en nuestra vida", finalizó. (Boletín)