lunes, 30 de enero de 2017

10:44:00
VARSOVIA, 30 de enero de 2016.- El Instituto Polaco de la Memoria Nacional (IPN) ha anunciado este lunes en Cracovia la publicación en internet de cerca de 10,000 nombres de personal del campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau.

La publicación de estos nombres -que suman 9.686 según la página web de IPN- «no es más que el principio de un vasto proyecto», ha declarado a la prensa el presidente del Instituto Jaroslaw Szarek.


La lista, una recopilación de información sobre los campos de Auschwitz y Auschwitz-Birkenau, y sobre campos secundarios asociados, será enriquecida con las de otros lugares de detención y exterminación de la Alemania nazi en el país. En total, el número de nombres ya reunidos es de cerca de 25,000.

Un error frecuente

Szarek ha subrayado la importancia de esta iniciativa en el contexto de la aparición periódica en el extranjero de la expresión «campos polacos», un error combatido enérgicamente por las autoridades y la diplomacia polaca. Aunque casos así pueden ser atribuidos a menudo por la ignorancia de los autores, «a veces se trata de mala voluntad, de una política histórica antipolaca», afirma.

La base de datos, accesible en cinco lenguas, «es un instrumento para luchar contra la mentira», ha añadido el jefe del IPN. «No expresamos ninguna opinión, solo informamos de hechos».

Estos archivos electrónicos contienen también unas 350 sentencias pronunciadas tras la guerra contra los guardias, pero estos documentos aún no han sido traducidos.

La lista de nombres ha podido ser realizada en gran parte gracias al trabajo de un historiador, el profesor Aleksander Lasik, que lleva recopilando datos desde 1982, cuando comenzó a identificar a los SS de Auschwitz.

Las búsquedas no han sido fáciles, según ha observado el director del Museo de Auschwitz Piotr Cywinski, porque la víspera de la caída los alemanes quemaron un gran número de documentos. «Disponemos hoy de más informes sobre los prisioneros que sobre los SS», ha subrayado.

Por este motivo el Museo ha pedido a alemanes y austriacos que les hagan llegar recuerdos de soldados de la Waffen-SS, cartas privadas o fotos, que permitan «comprender mejor la mentalidad de los torturadores».

El número dos del IPN, Mateusz Szpytma ha subrayado que aunque han identificado algunos empleados de los campos de nacionalidad ucraniana, lituana o letona, no han encontrado entre ellos polacos. «En el momento en el que los alemanes lanzaron una operación de reclutamiento, el Estado clandestino (la dirección de la resistencia polaca) prohibió a los polacos responder a ella y fue un fracaso», ha explicado. (ABC / AFP)