lunes, 29 de agosto de 2016

15:34:00
MÉRIDA, Yucatán, 29 de agosto.- Con el propósito de contribuir a la seguridad y soberanía alimentaria en Yucatán, la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) y la Fundación W.W. Kellogg pusieron en marcha un proyecto de fortalecimiento del capital social en ocho municipios de alta marginación, ubicados en el sur profundo del Estado y cuyas acciones se extenderán durante los próximos tres años.


Al presentar el proyecto ante comisarios y familias de los municipios de impacto, así como de investigadores y representantes de organizaciones civiles, el Doctor Angel Lendechy Grajales en representación del Rector de la Máxima Casa de Estudios, José de Jesús Williams, resaltó los alcances del proyecto que busca recuperar las experiencias en el cultivo de los huertos familiares.

El proyecto, financiado por la Fundación Kellogg por un monto de $450,000 dólares, busca también garantizar las condiciones de calidad de los alimentos y que los pobladores decidan el consumo de los mismos.

En ese sentido, resaltó el compromiso de responsabilidad social que persigue la universidad con este tipo de iniciativas, que a mediano y largo plazo buscan incidir en el diseño e implementación de políticas públicas dirigidas a las poblaciones que siguen viviendo en condiciones de mayor vulnerabilidad.

Con este tipo de acciones la UADY refrenda su compromiso como universidad socialmente responsable que promueve proyectos, como los 19 que actualmente se desarrollan en las facultades y que cuentan con la participación de profesores y estudiantes, dijo Lendechy Grajales.

En su mensaje, resaltó que el proyecto “Fortalecimiento del capital social para contribuir a la seguridad y la soberanía alimentaria de ocho municipios de Yucatán es ejemplo de un escenario real de aprendizaje donde comunidad universitaria, con pobladores y actores de organizaciones civiles generan escenarios significativos que fortalecen al Modelo Educativo para la Formación Integral (MEFI).

Recordó que desde el Plan de Desarrollo Institucional de la UADY se impulsa el Plan Integrador de Responsabilidad Social Universitaria que es el programa que funciona como el eje transversal que busca que todos los programas y acciones procuren esa visión de responsabilidad social.

Agregó que ese plan integrador tiene como base el impulso de la participación social para alcanzar los objetivos.

A nombre del Rector de la UADY, reconoció la articulación de esfuerzos de otras instancias que se suman al proyecto como el DIF, el Instituto Yucateco de Emprendedores, así como la Universidad de California Riverside, una serie de cooperativas e instituciones sociales, instituciones gubernamentales, organizaciones civiles, y en especial, la participación social para avanzar en torno a la problemática alimentaria.

En la ceremonia que se realizó en la Universidad Tecnológica del Mayab en la ciudad de Peto, la Doctora Alejandra Garduño, oficial de Programas para América Latina y el Caribe de la Fundación Kellogg, precisó que el proyecto se extenderá durante los próximos tres años y explicó que los principales retos por enfrentar son la falta de alimento o que éste sea de calidad para los habitantes.

Finalmente, “queremos que esta experiencia de trabajo intersectorial sea de utilidad para el diseño e implementación de políticas públicas dirigidas a las poblaciones que siguen viviendo en condiciones de mayor vulnerabilidad”.

Recordó que esta iniciativa es resultado de un trabajo constante que se realiza desde hace cinco años en la zona.

El proyecto es renombrado como ADHL Alianzas y su cobertura será en los municipios de Peto, Tahdziú, Chacsinkín, Tzucacab, Mayapán, Maní, Tixméhuac y Cantamayec. (Boletín)