jueves, 14 de julio de 2016

21:26:00
Pedro Echeverría V.

1. Los efectivos en los diálogos y las negociaciones son el Nuño y el Díaz que se pasan sólo algunas horas agarraditos de las manos calentando los muchos acuerdos que salen calientitos del horno. El secretario de Educación, Aurelio Nuño, el hijo de papi, junto al líder espurio  del Sindicato (el SNTE), Díaz el hijo de la cacique Gordillo, han estado de acuerdo en todo. Tres años de fuertes luchas de la Coordinadora ahora serán borrados con 15 días de abrazos y besos entre dos fachos: el Nuño que ha reprimido, encarcelado y cesado a maestros que se niegan a aceptar la reforma educativa privatizadora y el líder vendido que traicionó a su madre y de paso a los maestros.


2. Tienen mucho atole los agentes de Peña Nieto para darle con el dedo a los maestros. Y seguramente habrá muchos maestros, de esos que durante décadas han sido incondicionales del gobierno, del PRI, del PAN y sus partidos achichincles y hasta del PRD, que aplaudirán por llegar a acuerdos entre líderes vendidos y la SEP. Ya los medios de información -95 por ciento al servicio de gobierno y empresarios- han comenzado sus mensajes de propaganda anunciando los acuerdos y buscando demostrar que las batallas por 35 años de la Coordinadora no se justifican.  Pareciera que al gobierno de Peña se le prendió el foco y ya tienen como manipular a la población.

3. Pero el pueblo inteligente no cree en tonterías; no se deja engañar porque no es retrasado mental. Nunca la clase gobernante y empresarial hará algo que beneficie a los trabajadores. Sabe el pueblo que es explotado, oprimido, pobre y miserable porque existe una minoría de políticos, empresarios y medios de información que lo engañan y someten. Conocen su triste historia frente a un puñado de poderosos que inventan cualquier mentira o engaño para seguir manipulando a la población. Si el objetivo es privatizar la educación a como dé lugar, eso el gobierno lo esconde bien diciendo lo contrario, como dijeron con los bancos, la electricidad, el petróleo, la salud.

4. Nuestras batallas en vez de caer, de debilitarse, tienen que intensificarse más. ¿Alguna vez, desde que se fundó el Sindicato en 1943, los dirigentes han sido honestos para servir a sus trabajadores asociados? Nunca, jamás; han sido esos dirigentes, junto a los gobiernos del PRI y el PAN, los que han desgraciado la educación. Los maestros, los alumnos y los padres de familia muy poco o casi nada han tenido que ver en el desplome educativo de México y eso, precisamente eso, es lo que los maestros de la CNTE tratan de evitar con sus críticas, sus luchas, sus foros y manifestaciones. Si no por nuestras luchas seguirían tratándonos como esclavos.

5. La cacique del Sindicato desde 1989, Esther Gordillo desde 2013 en la cárcel, trataba con chicote a todos los secretarios de Educación; sobreestimaba su capacidad y control del sistema educativo porque sabía que los funcionarios de Educación eran muy incapaces, ignorantes y que ocupaban esos cargos por favores políticos. Hoy al líder charro Díaz y a todos sus directivos los tienen bien agarrado de los huesos por Peña Nieto y los obliga –con la amenaza de cárcel- a someterse a Nuño, el secretario de Educación.  ¿Pueden imaginarse las posiciones que deben adoptar esos directivos para ser simpáticos en la mesa de “diálogo”?

6. Por el contrario, la dignidad y la valentía de los maestros está siendo representada por los maestros de la Coordinadora que tienen que enfrentar y resistir las acometidas de Gobernación. Seguramente no faltará un narrador de esas discusiones en las mesas de Gobernación que nos explique con detalle lo que sucede en esas mesas ante las miradas y palabras amenazantes del secretario y sus achichincles. Pero allí están los aguerridos representantes de Chiapas, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, CDMX, Estado de México y otros representantes que han demostrado enorme capacidad y decisión. Allí, en Gobernación y en la calles se decide el futuro.

7. Juan “el charro” Díaz se está convirtiendo en estrella de la televisión. La realidad es que nunca vi a Robles Martínez, a Jongitud Barrios, a Esther Gordillo, utilizados por el gobierno como “payasitos de la tele”. Los usaron mucho como diputados y funcionarios de gobierno, como gobernadores y dirigentes de partido, pero nunca los vi anunciándose como simples propagandistas de políticas de la SEP. De todas maneras esas mesas entre amigos, compadres y cómplices no valen. Lo importante es que los bloqueos se hagan más numerosos y más fuertes para que el pueblo aprenda que “luchando también se está enseñando” y es la mejor enseñanza. (14/VII/16)