jueves, 14 de julio de 2016

11:46:00
BAGDAD, Irak, 14 de julio.- Uno de los principales dirigentes de la milicia terrorista Estado Islámico (EI, IS o ISIS), apodado "Omar el checheno", murió en un enfrentamiento en el norte de Irak , informó anoche la agencia de noticias Amak, afín al grupo yihadista. "El Checheno" era el brazo derecho del califa, Abu Bakr al-Baghdadi. 

Pese a que en marzo pasado el gobierno estadounidense había anunciado la muerte de este combatiente del grupo extremista, no hubo confirmación oficial hasta ahora.


Según la agencia, el dirigente extremista, cuyo verdadero nombre era Tarkan Batirashwili, murió en la ciudad de Al Shirkat, a uno 120 kilómetros al sur de Mosul. Batirashwili, originario de Georgia, era considerado como el "ministro de Guerra" de la milicia terrorista y miembro de la cúpula jihadista.

Según el director del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, Rami Abdel Rahman, la noticia sobre la muerte de Batirashwili esconde un acto de propaganda del EI, porque la milicia asegura que el dirigente murió en combate y no en un ataque aéreo.

El experto iraquí Hisham al Hashimi dijo que con la muerte de Batirashvili, el grupo extremista perdió a un dirigente carismático que atraía hacia la milicia sobre todo a voluntarios del Cáucaso y otras regiones de la antigua Unión Soviética. Su característica principal era la barba larga y roja.
Siguen los ataques

Un avión de guerra fue alcanzado hoy por proyectiles lanzados por el grupo terrorista en el sur de la ciudad siria de Deir al Zur (noreste), según activistas y una agencia de noticias vinculada a los radicales.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos apuntó que EI alcanzó el aparato, que sobrevolaba la zona de Yabal Zarda, e indicó que por el momento se desconoce el paradero del avión y del piloto. La ONG agregó que los extremistas lanzaron proyectiles en áreas montañosas cerca del aeropuerto militar de la población.

Los aviones Mig son empleados tanto por la fuerza aérea siria como por la rusa.

Casi toda la provincia de Deir al Zur está en manos de los extremistas, menos algunos barrios de su capital homónima y su aeropuerto militar, que están bajo control de las fuerzas gubernamentales sirias.

Esta región es bombardeada frecuentemente por la aviación rusa y la siria , y por la coalición internacional liderada por Estados Unidos. (La Nación / Repubblica)