sábado, 6 de julio de 2013

20:22:00
CANCÚN, 6 de julio.- Cientos de turistas que llegan a Cancún han sufrido afectaciones y retrasos al ser obligados a bajar de los autobuses en que se transportan y dejados a pie con sus maletas en la entrada de la ciudad.

Sin importar lugar de origen ni verificar el motivo de su estancia, la Policía de Cancún detiene de manera arbitraria a todas las unidades de turismo nacional que llegan a la ciudad.

Para tal efecto, la Dirección de Transporte y Vialidad instaló desde ayer un retén con apoyo de la fuerza pública municipal, al servicio del PRD, a la altura de la tienda Chedraui, donde de manera arbitraria obligan a orillarse a las unidades, para luego ser enganchadas por una grúa y transportadas al corralón.

Vanos son los intentos y argumentos de sus choferes para evitar la drástica medida. En algunos casos son amenazados con ser arrestados si no “colaboran”.

Los choferes fueron amenazados con arrestarlos si no "colaboraban" con la Policía perredista de Cancún.

Las grúas se llevan autobuses.

Fueron llegando más agentes para intimidar.

Fue un operativo conjunto entre Transporte y la Policía.

Detienen y llevan al corralón a todos los autobuses de turismo que entran a la ciudad y dejan sin transporte a sus pasajeros, obligados a bajar con sus maletas.



Aquí los pasajeros son obligados a bajar de un camión.

Fueron vanos los argumentos de los choferes para que se respetaran los derechos de los pasajeros y de libre tránsito.

Acudieron varias unidades para apoyar las acciones contra pasajeros y choferes.

Los elementos del municipio no ofrecen justificación alguna sobre la detención y traslado al corralón. Se limitan a decir que “son órdenes” y que “es un delito lo que están haciendo” las empresas transportistas.

Las autoridades perredistas de Cancún consideran que los autobuses que llegan a la ciudad transportan a personas que votarán contra el PRD y el PAN en las elecciones de mañana domingo, a pesar de que los pasajeros demuestran en forma convincente sus objetivos turísticos.

La molestia de los ciudadanos que atestiguan los hechos no se ha hecho esperar e increpan a los inspectores y policías porque consideran son acciones violatorias de sus garantías constitucionales de libre tránsito.

Entre las “faltas” que argumentan los inspectores municipales es que dichos autobuses de turismo no cuentan con terminales de salida y llegada.

Además exigen lista de pasajeros, “cuando un autobús de turismo no maneja lista de pasajeros”, explicó el chofer de una de las unidades retenidas.

Asimismo, los agentes argumentan que la orden de servicio de la empresa no menciona al destino final.

“Alegan que el autobús no tiene destino y que eso es una falta, pero aquí claramente lo dice: Cancún, Quintana Roo”, expresó el chofer mientras mostraba el documento.

“Ya entregué tarjeta, licencia, orden de servicio y todo lo que me han pedido lo he demostrado. Simplemente no me dan una razón, ni papeleta de infracción”, dijo.

El chofer lamentó que se llevaran al corralón el vehículo, mientras esperaba infructuosamente que le entregaran algún documento o infracción donde mencionara la falta cometida.

Un pasajero, quien no quiso dar su nombre, dijo que “nos tratan como delincuentes cuando los únicos delincuentes son ellos, los policías y demás elementos municipales”.

Ciudadanos que pasaban en sus vehículos por el lugar, la mayoría con placas locales, gritaban: “¡Fuera Julián Ricalde!”, actualmente presidente municipal de Benito Juárez, cargo que está en juego en estas elecciones locales.

0 comentarios:

Publicar un comentario