sábado, 6 de julio de 2013

15:23:00
ESTAMBUL, Turquía, 6 de julio.- Varios blindados y un fuerte dispositivo policial cerraron la calle Istiklal, una de las principales arterias comerciales de Estambul, para evitar que una multitud se acercara al parque y a la contigua plaza Taksim, reportó la emisora local CNNTürk.

El uso del gas pimienta provocó escenas de pánico y corridas por las calles cercanas, donde se siguieron produciendo choques.

Según el diario Hurriyet Daily News, varios cientos de personas se habían congregado en esa calle para participar en una manifestación convocada para acudir al parque, bloqueado por la Policía desde hace dos semanas, cuando fueron desocupados por la fuerza las miles de personas que lo ocupaban.

El parque Gezi, situado junto a la Taksim de Estambul y bastión de la revuelta antigubernamental antes de ser evacuado por la policía a finales de mayo, será reabierto este domingo al público, si bien ninguna manifestación será tolerada a partir de ahora, según anunció esta sábado el gobernador de la ciudad turca. (DPA)

La multitud pidió a gritos la renuncia del gobierno y abucheó a los agentes antidisturbios, que recurrieron a la fuerza para dispersar la concentración, informó la agencia de noticias EFE.

La estación del subte de la plaza Taksim, adyacente al parque, quedó cerrada y toda la zona está acordonada por la Policía.

El movimiento Solidaridad con Taksim, que actuó como responsable de la ocupación pacífica del parque por miles de manifestantes, había convocado para hoy a una concentración en Gezi, para entregar a las autoridades la sentencia judicial que declaró ilegales los planes municipales de urbanización de la zona verde.

Como respuesta el gobernador de Estambul, Huseyin Avni Mutlu, advirtió que la manifestación era ilegal y que la Policía intervendría para disolverla y anunció que mañana el parque volverá a abrirse al público.

Los planes de destrucción parcial del parque Gezi fueron el detonante de una oleada de protestas que comenzó a fines de mayo y que evolucionó en un multitudinario movimiento de respuesta ciudadana contra el autoritarismo del Ejecutivo turco.

Las protestas y manifestaciones fueron duramente reprimidas por la Policía, con un saldo de cinco muertos y miles de heridos, lo que provocó la reacción de la Unión Europea que denunció los excesos cometidos por las fuerzas del orden. (Télam)

0 comentarios:

Publicar un comentario