sábado, 6 de julio de 2013

11:59:00
SAN JOSÉ, Costa Rica, 6 de julio.- «Yo soy el testimonio de que hay un Dios grande», ha dicho este viernes Floribeth Mora, la mujer costarricense que padecía un aneurisma cerebral y cuya curación mediante un milagro llevará al papa Juan Pablo II a la santidad. En su primera rueda de prensa, sólo unas horas después de que el Papa Francisco haya promulgado el decreto de canonización, Mora ha explicado cómo se sanó de su enfermedad y sus sentimientos hacia Dios y Juan Pablo II.

Hace 30 años fue parte de aquellos jóvenes que el 3 de marzo aplaudieron la visita del papa polaco Karol Wojtyla a suelo costarricense. Mora es madre de cuatro hijos, recién cumplió sus 50 años y el haber sido curada sin explicación médica de un aneurisma cerebral  convierte a Juan Pablo II en santo.
«Luego de escuchar la voz que me decía "levántate, no tengas miedo" no quería contarlo, porque pensaba que me iban a tratar de loca», ha relatado. Floribeth Mora ha proseguido: «Busqué a Dios cuando estaba enferma. Ahora que estoy bien, sigo con Dios porque si me suelto de la mano del Señor, me pierdo».

En una muestra de humildad, «no soy yo la importante aquí, es el Señor Dios y estos médicos». Según ha explicado, «yo les cuento una historia maravillosa y es un honor contarla, pero es mayor el honor hablarles del Señor. Sólo Dios sabe qué planes tiene para mí». «Siento que Dios se manifestó en mí en varios momentos», ha señalado. Y ha agregado: «El que no quiere creer en el Señor, que no crea. Y el que sí quiera creer, que crea». «Hay muchos milagros -ha comentado-, pero sólo Dios sabe por qué escogieron el mío».

«Siempre he admirado a Juan Pablo II»

Sobre Juan Pablo II ha dicho que, desde que inició su pontificado, «irradiaba algo especial». «No es de ahora, es de siempre que yo he admirado al Papa Juan Pablo II», ha confesado.

Según su experiencia, «lo más difícil fue el voto de silencio que tenía y no poder atenderlos a ustedes», ha dicho en referencia a la prensa.


En conferencia de prensa, contó su testimonio y cómo recibió la curación de Karol Wojtyla. "Yo tenía un miedo terrible a morir y dejar a mis hijos. Tuve mucho miedo por mi enfermedad pero mi fe siempre se ha mantenido. Siempre he sido muy creyente y tengo un profundo amor a Dios", narró Mora.

Mora llegó el viernes a las 8,45, hora local, a la Casa Arzobispal de San José acompañada de su esposo, Edwin Arce, para ofrecer una conferencia de prensa, con la que la Iglesia católica de Costa Rica presenta de forma oficial a esta mujer que protagoniza el segundo milagro atribuido al «Papa viajero».

Y también ayer viernes, el Papa Francisco promulgó el decreto por el que se reconoce este segundo milagro por la intercesión de Juan Pablo II.

El Santo Padre también ha decidido canonizar a Juan XXIII, sin que se haya anunciado un segundo milagro por su intercesión, como contempla la normativa vaticana. 

Cómo ocurrió el milagro

En marzo de 1983, Floribeth escuchó, junto a miles de jóvenes reunidos en el antiguo Estadio Nacional de Costa Rica, las palabras de quien fue el Sumo Pontífice de la Iglesia católica durante 26 años.

“Digan no al egoísmo, no a la injusticia, no al odio , no a la mediocridad y no la irresponsabilidad; sí a Dios (...); no tengan miedo”, dijo el papa Juan Pablo II, en la que fue una lección de fe para los ticos.

Y esas mismas palabras las escucharía esta vecina de La Unión en el 2011, después de que oró y pidió la sanación de Dios mediante Karol Wojtyla.

“Yo le pedí a Dios y le pedí al Papa que por favor intercediera por todas las peticiones. Luego vi en una revista la foto de Juan Pablo II, pero yo escuchaba la voz de él que me decía: ‘Levántate; no tengas miedo’. Me quedé sorprendida. Seguía viendo la revista y yo le dije: ‘Sí, señor’. Me levanté de mi cama y ese día él me sanó”, narró la costarricense a Televisa hace un año.

De acuerdo con sus familiares, esa entrevista fue elaborada por la conocida periodista Valentina Alazraki (mexicana experta en temas del Vaticano) y se divulgó el martes.(ABC / La Nación de Costa Rica)

0 comentarios:

Publicar un comentario