sábado, 6 de julio de 2013

21:44:00
CIUDAD DEL VATICANO, 6 de julio.- El Papa Francisco recibió esta mañana en la Ciudad del Vaticano, al presidente de la República de Trinidad y Tobago, Anthony Thomas Aquinas Carmona. Tal como informa la Oficina de Prensa de la Santa Sede, durante las conversaciones se detuvieron sobre “la contribución que la Iglesia católica ofrece a las poblaciones, especialmente en los ámbitos de la educación, de la salud y de la asistencia a los más necesitados y vulnerables”. También se formuló “el deseo de una proficua colaboración, tanto en la cercanía a los jóvenes como en la lucha contra la criminalidad y la violencia”. En fin, concluye la nota de prensa, “se abordaron algunos temas de gran importancia, como la formación integral de la persona y la tutela de la familia”.


Este encuentro se caracterizó por un momento de especial alegría dado que entre los dones que el presidente obsequió al Pontífice había una batería de percusión metálica, típica de las islas caribeñas. “Quiero que usted aprenda bien a tocarla”, dijo bromeando el presidente Carmona, y el Papa Francisco tomó las baquetas y comenzó a tocar los tambores.



La Encíclica "a cuatro manos"

El papa Francisco publicó ayer su primera encíclica titulada Lumen Fidei (La Luz de la Fe) con la ayuda del papa emérito Benedicto XVI, “quien había ya casi completado una primera redacción de Carta encíclica sobre la Fe”.

Así lo escribe el mismo papa Francisco, reconociendo asumir “el valioso trabajo ya escrito y agregando al texto otras contribuciones”.

La esperada encíclica a “cuatro manos” está dividida en cuatro capítulos más una introducción y una conclusión, donde el Pontífice hace especial énfasis en el papel que tiene la fe en el mundo actual, en la importancia de creer, en la paternidad que representa Dios y en lo que significa escuchar la palabra de Dios que pide la humildad y el valor para poder ser escuchado y comprendido.

“El creyente no es arrogante, la fe no es una verdad que se imponga con la violencia, no es una verdad que aplasta al individuo”, recuerda Francisco a quienes constantemente “temen a las verdades comunes”.

La encíclica del papa Bergoglio recuerda que “la fe despierta el sentido crítico y alarga los horizontes de la razón”.

“La fe”, señala, “no es un hecho privado, una concepción individualista, una opinión subjetiva, pero nace de escuchar y está destinada a pronunciarse y a convertirse en anuncio”.

“El hombre tiene necesidad de conocimiento, tiene necesidad de verdad porque sin ella no se sostiene ni se puede avanzar”. “La fe sin verdad no salva, no vuelve seguros nuestros pasos”.

0 comentarios:

Publicar un comentario