sábado, 12 de noviembre de 2016

00:35:00
NUEVA YORK, 11 de noviembre de 2016.- La promesa de derogar la ley sanitaria aprobada en 2010 conocida como "Obamacare" fue durante la campaña electoral de Donald Trump una de las más festejadas por sus seguidores. Parece que cambia de opinión, según dos entrevistas que concedió el viernes: al WSJ y a 60 Minutes de CBS News (preview), que se transmitirá el domingo.

En su primera entrevista como presidente electo con el diario The Wall Street Journal, el empresario ha explicado que está considerando mantener partes de la Ley para la Protección de Pacientes y Cuidados de Salud Asequibles a petición del presidente Barack Obama. "Le dije que estudiaré sus sugerencias y, por respeto, lo haré".

Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos, en entrevista con Lesley Stahl. (Chris Albert / cbsnews)

En la entrevista, la primera concedida a un medio desde su victoria electoral ante la demócrata Hillary Clinton, Trump dijo que sus prioridades nada más llegar a la Casa Blanca serán "sanidad, empleo, control fronterizo y reforma fiscal".

Trump se reunió en la Casa Blanca el pasado jueves con Obama durante cerca de una hora y media. Durante la conversación, según detalló al periódico, el presidente le planteó que reconsiderara la decisión de derogar por completo la legislación aprobada por él y que ha beneficiado a millones de estadounidenses.

El presidente electo está pensando conservar dos elementos de esa ley. Por un lado, se plantea "mantener la prohibición contra las aseguradoras que deniegan la cobertura por condiciones preexistentes de los pacientes.

También está reconsiderando dejar con efecto la disposición que permite a los padres facilitar años de cobertura adicional en las pólizas a sus hijos hasta los 26 años.

Preguntado por otras promesas electorales como la designación de un fiscal especial para investigar a su rival Hillary Clinton en relación al caso de los emails, el presidente electo sorteó pronunciarse afirmando que no es algo que "haya pensado mucho". Antes quiere resolver cuestiones como la sanidad, el trabajo, el control de fronteras o la reforma impositiva.

Trump también insistió durante la entrevista que el discurso y el tono empleado en la madrugada del miércoles tras lograr los 270 votos electorales y durante el encuentro con Barack Obama era real. "Es diferente ahora", subrayó, señalando que iba a ser más positivo que en la campaña.  “Quiero un país que se quiera. Quiero hacer hincapié en eso”, resaltó el magnate, que ve en la creación de empleo la clave para pacificar la división actual. Aseguró que está poniendo una alta prioridad en volver a unir al país.

Trump aseguró que se enfocará también en promover reformas que promuevan la concesión de créditos por parte de los bancos y estudiará aranceles para las empresas que externalicen su producción al extranjero con el objetivo de preservar el empleo.

Asimismo, indicó que trabajará en su promesa de aumentar la seguridad fronteriza para detener el tráfico de drogas y la inmigración ilegal.

También aseguró que creará nuevos empleos mediante un plan de inversión en infraestructuras y la renegociación de tratados comerciales.

Preguntado sobre si se arrepentía de su retórica agresiva y negativa durante la campaña, contestó: "No. Gané".

***

During the preview Trump also discusses the concession call he received from Democratic nominee Hillary Clinton upon being declared the winner of the 2016 presidential race.

“Hillary called and it was a lovely call. It was a tough call for her,” he said. “Tougher for her than it would’ve been for me and for me it was very difficult.”

Trump also expressed a willingness to reach out to Bill Clinton for advice, despite having spent months on the campaign trail reviving the former president's sex scandals. (EFE / Carolina Martín / El Mundo / Politico)