sábado, 15 de octubre de 2016

13:01:00
BERLÍN, Alemania, 15 de octubre.- El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, ha puesto este viernes en una situación algo incómoda a la canciller alemana, Angela Merkel, durante su visita de trabajo a Berlín, al rechazar las opiniones políticas de su esposa, Aisha Buhari, con un comentario machista. "No sé exactamente a qué partido pertenece mi mujer. En realidad su lugar es mi cocina, mi comedor y el resto de habitaciones de mi casa", dijo el presidente nigeriano a la pregunta de un periodista sobre un pronunciamiento político de su esposa, que afirmó en una entrevista que podría no respaldar a su marido en las próximas elecciones si no reforma su Gobierno.


El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, con su esposa Aisha.

La respuesta de Buhari puso en una delicada situación a Merkel, quien hasta entonces había elogiado los esfuerzos de Nigeria en la lucha contra el terrorismo internacional y hecho votos para una intensificación de la cooperación bilateral.

La canciller puso cara de circunstancias y luego soltó una sonrisa algo displicente, mientras el presidente proseguía con su discurso acerca del papel que, a su parecer, le corresponde desempeñar a la primera dama.

Aisha Buhari, la segunda esposa del líder nigeriano, apoyó activamente a su marido en la última campaña electoral, pero en una reciente entrevista con la cadena británica BBC cuestionó que fuera a hacerlo de nuevo si este no cambiaba su rumbo político y no remodelaba su Gobierno. El presidente, afirmó, "no conoce a 45 de cada 50 de las personas a las que ha nombrado".

El presidente nigeriano, general retirado de 72 años que lideró el país entre 1983 y 1985 después de dar un golpe de Estado, ascendió al cargo el pasado 2015 tras ganar las elecciones su opositor Congreso de Todos los Progresistas (APC). (El País)