miércoles, 12 de octubre de 2016

20:49:00
Pedro Echeverría V.

1. El 100 por ciento de las noticias que escuchamos en México son contra Donald Trump y a favor de Hillary Clinton. Todos los anuncios de apoyo y repudio, todas las declaraciones, toda la campaña ha sido contra Trump y casi ninguna crítica contra Clinton. Es tan maniqueo y unilateral el manejo de la información de la TV, radio, prensa, que poseo la convicción que esta propaganda está siendo millonariamente financiada por el partido Demócrata. Hoy vi al fin algo distinto en un cartón o caricatura de Hernández en la que la Clinton está indignada y grita: “No queremos en Casa Blanca a alguien que asalte a mujeres, sólo a países”.

 2. Ya he escrito en varias ocasiones que me importa un bledo, no me interesa a quien elijan presidente de los EEUU porque todos, sean del partido demócrata y republicano, han sido los asesinos más grandes de la humanidad al invadir países, asesinar a millones de seres humanos, saquear riquezas, dejar endeudados a los países del mundo. ¿A quién quieres defender? ¿A Roosevelt, a Kennedy, a Nixon, a Reagan, a Clinton, a los Bush, a Obama? Ninguno ha dejado de invadir países, asesinar a pueblos y saquear riquezas. Trump y la Clinton son exactamente iguales porque sólo actúan al servicio de los petroleros, fabricantes de armas y de la Reserva Federal.

3. Lo que aplaudiría es que si ganara Clinton y fueran los magnates de los medios de información a cobrar su apoyo, la Clinton le aporreara la puerta en las narices y sólo se burlara de ellos; pero si ganara Trump ordenara cerrar todos esos medios por hacer campaña contra él. Si ese mismo día de la elección en EEUU se votara en México, el 100 por ciento de los votos los tendría la Clinton porque llevamos por lo menos seis meses de manipulación de la conciencia. ¿No se supone que los medios de información deben ser neutrales o imparciales? Obvio, se sabe que la neutralidad y la imparcialidad no existe, pero por inteligencia se puede ser un poco cuidadoso.

4. Recuerdo, en aquellos tiempos de las décadas de los setenta y ochenta que pasaba los días en las hemerotecas revisando periódicos, que un día me puse a seguir la Rebelión Delahuertista de 1922 a 1924 y uno de los principales periódicos me informaba a diario que De la Huerta y su ejército (apoyado por el periódico) estaban a punto de derrotar al gobierno de Obregón y el callismo; después de varias semanas de leer los avances de la rebelión, de la noche a la mañana se ven obligados a reconocer que el delahuertismo fue derrotado. ¿Qué pasó si todas eran victorias?. Lo mismo me sucedió al seguir la huelga de ferrocarriles y el movimiento estudiantil de 1968.

5. En muchos periódicos de la provincia de México se guardó un silencio sepulcral sobre la gran huelga ferrocarrilera de 1958/59 a pesar de ser un movimiento nacional. Los que 20 años después revisamos periódicos para elaborar algún trabajo apenas encontramos dos o tres días de información cuando fue un movimiento de alrededor de un año. Lo mismo sucedió con el movimiento estudiantil de 1968; a tal grado que un amigo arrepentido al publicar yo en un trabajo su nombre condenando el movimiento, me pidió disculpas porque “la única información que tenía era contra el movimiento”. ¿Qué confianza se puede tener de medios de información?

6. Los medios de información funcionan como propaganda por algo y para alguien, y eso debe ser muy claro para todos. Casi ninguno de esos medios tiene capacidad para explicar sus posiciones ideológicas y políticas porque se descubrirían y quedarían desnudos ante la opinión pública. Por ello es muy difícil aceptar lo que los medios de información en México difunden acerca de las elecciones en los EEUU. Trump y la Clinton son más de lo mismo; no se puede esperar nada bueno en ninguno de ellos sobre todo después de que el negro Obama gobernó igual que todos los asesinos blancos. Lo importante es que siempre estemos preparados para resistir y salir a la calle a la protesta social. (12/X/16)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com