miércoles, 12 de octubre de 2016

19:30:00
PROGRESO, Yucatán, 12 de octubre.- "El Corchito" es una importante zona de resguardo y desarrollo de diversas especies, por lo que para su protección y conservación se adecuó el reglamento de la reserva natural, que entró en vigor a partir del presente mes.

Estas nuevas medidas  responden a las tareas de cuidado y preservación de la flora y la fauna del sitio, conformada por manglares, mapaches, peces y aves, entre otras variedades, informó el director General del Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos (Cultur), Dafne López Martínez.

Durante una gira de trabajo por el lugar, el funcionario indicó que la nueva reglamentación, que se apega a las normas de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), invita a los visitantes a evitar el ingreso de alimentos, pues el consumo de éstos por parte de la fauna puede ser dañino para su organismo.


"El Corchito" es uno de los sitios ecoturísticos preferidos para visitar y nuestra responsabilidad  es impulsar  acciones que contribuyan a su resguardo. Tenemos que buscar un justo equilibrio, hacer un lugar accesible para todos, una reserva ecológica limpia y en donde se preserve el medio ambiente, expresó López Martínez.

Asimismo, mencionó que se realiza un constante monitoreo de la calidad del agua, así como trabajos de mejora de las instalaciones, a fin de ofrecer servicios de calidad al turismo.

Explicó que los paseantes pueden observar a una distancia considerable a los animales, evitando tocarlos, ya que éstos pueden sentirse amenazados y reaccionar de forma agresiva. 

En la reserva se cuenta con cuatro especies de manglares: rojo, blanco, negro y botoncillo, que sirven como barrera natural contra los huracanes, por lo que es prioritaria su protección. Entre las disposiciones, también se pide al turismo no utilizar bloqueador solar, ya que los químicos y aceites son contaminantes para el ecosistema, aseveró.

Con estas adecuaciones, los visitantes podrán disfrutar de una reserva natural armónica, al cumplir con las normas ambientales establecidas.