miércoles, 12 de octubre de 2016

19:07:00
MÉRIDA, Yucatán, 12 de octubre.- Ponciano Un Cocom, con el promedio más alto de su generación.
Integrante de la primera generación de la Policía Municipal de Mérida el Policía Tercero Ponciano Un Cocom, es originario del municipio Sacalaca, Quintana Roo, una antigua comunidad maya que formó parte de la historia local, durante la llamada Guerra de Castas.

Desde pequeño sintió que tenía aptitudes para el servicio a los demás y ante la falta de oportunidades en su comunidad, decidió venir a Mérida, donde concluyó sus estudios que le permitieron ingresar a la corporación municipal, de la cual es integrante desde hace 13 años.

Este día, el alcalde Mauricio Vila Dosal encabezó la ceremonia en la que el Instituto Escolar del Sureste​ le entregó el título que acredita su carrera como Licenciado en Mediación y Resolución de Conflictos con un promedio de 95, el más alto de su grupo generacional.

“Quiero ser ejemplo para mis hijos”, dice agente de la Policía Municipal que obtuvo promedio más alto en carrera profesional. Le entrega su diploma el Alcalde Mauricio Vila Dosal.

-Agradezco al Ayuntamiento de Mérida la oportunidad de confiar en mí y en sus agentes para seguir adelante en mi formación profesional, quiero seguir preparándome y estudiar una especialización que me permita ser un mejor servidor público,-dijo.

Indicó que el concluir esta carrera es un sueño que ha logrado alcanzar, y desea que esta acción sea un ejemplo de superación para sus hijos Alexis de Jesus y Astrid Michelle, de 9 y 6 años de edad, respectivamente, para que sigan preparándose, y que el día de mañana estudien una carrera profesional.

Casado desde hace 10 años con María Luisa Cauich Priego, el agente Un Cocom manifestó que en todo momento ha contado con el apoyo de su familia, que ha comprendido y apoyado la labor que le ha tocado realizar.

-Mi esposa se siente orgullosa de que sea policía, entiende la labor que hago y me motiva a seguir adelante en mi formación profesional –manifestó-. Considero que estoy realizando un buen trabajo, porque mi hijo Alexis se siente orgulloso de mi labor, ya me dijo que de grande quisiera también ser policía.

El agente comentó que para estudiar la licenciatura tuvo que sacrificar tiempo con su esposa y de convivencia con sus hijos.

“Fue muy cansado y para alcanzar la calificación más alta de mi generación tuve que cumplir con mi horario laboral  de 24 horas, y en casa dedicarle de dos a tres horas diarias al estudio”.

Vecino del fraccionamiento Santa Cruz Palomeque afirma que entre sus metas está en seguir formando parte de la Policía Municipal de Mérida, desarrollarse mejor en su trabajo, y concursar en los ascensos de grado, para darle una mayor seguridad a su familia.

Finalmente, el oficial Ponciano Un Cocom manifestó sus deseos de que, igual que él, sus demás compañeros policías se sigan preparando, y que los que cuentan con preparatoria se animen a estudiar una carrera profesional.