martes, 12 de julio de 2016

16:36:00
Bajo Reserva Exprés y Bajo Reserva / Periodistas El Universal

Antes de rendir protesta como presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza se puso el traje de bombero para apagar algunos fuegos que han salido en el camino, principalmente entre ex líderes nacionales del partido.

Nos dicen que la noche del lunes se reunió con María de los Ángeles Moreno, ex dirigente tricolor, para escuchar sus inquietudes sobre la conducción, el rumbo y el futuro del Revolucionario Institucional.
Enrique Ochoa Reza con María de los Ángeles Moreno.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Moreno hizo la semana pasada una crítica severa a las conductas de gobernadores jóvenes, quienes afectaron negativamente al priísmo y los resultados electorales del 5 de junio.

Ochoa Reza, nos explican, buscó a doña María de los Ángeles para dialogar con ella. Y esa será su
pauta en la dirección del partido: reunirse con todos y afrontar la crítica, con tal de lograr la unidad rumbo a la cita del 2018, nos aseguran en su grupo cercano.

El mensaje a Duarte y Borge desde Los Pinos


¿Qué sucedió? ¿Por qué? Desde Los Pinos dejaron caer la furia contra los otrora consentidos gobernadores de Veracruz, Javier Duarte, y de Quintana Roo, Roberto Borge. Aquí la explicación que nos dan: Primero, hicieron perder al PRI en las pasadas elecciones, y arrastraron al partido al desprestigio. Después, intentaron pasarse de vivos. Nos comentan que las acciones de inconstitucionalidad que la PGR presentó ante la Suprema Corte en contra de los Congresos y gobernadores de Veracruz y Quintana Roo deben ser leídas en dos vertientes: la jurídica y la política. La primera, porque se está combatiendo a Borge y a Duarte, quienes se quisieron avivar con la expedición de leyes a modo en materia de corrupción, sin esperar a la promulgación de las que regirán el Sistema Nacional Anticorrupción en todo el país. En la vertiente política, nos comentan, es para que reciban una clara señal de que el presidente Enrique Peña Nieto está atento a sus movimientos y no está dispuesto a pagar más platos de los muchos que han roto este par de gobernadores, cuyo desempeño, aseguran textualmente, fue castigado en las urnas el pasado 5 de junio, con la pérdida para el PRI de dos gubernaturas que habían sido exclusivas para el tricolor. Así o más claro el mensaje?

Las dos preocupaciones del PRD en la CDMX
Dos preocupaciones causaron en el CEN del PRD los resultados de la encuesta de EL UNIVERSAL,
una más grande que la otra. La primera es que ven cómo en noviembre de 2012 el 40.9% de las personas entrevistadas decían estar dispuestas a votar por el PRD para la Jefatura de Gobierno y para junio de 2016 esa cifra ha llegado a 15%, mientras que Morena pasó de 3.3% a 20.2% en el mismo periodo y según la encuesta hoy por hoy ganaría el Poder Ejecutivo con cualquiera de sus candidatos, además de quedarse también con el Poder Legislativo. La segunda, y más grande preocupación que expresan, es que en el gobierno capitalino parecen no entender estos números, pues no es la primera vez que se presenta este escenario y prácticamente no han encontrado la forma de revertirlo, mientras el partido que encabeza Andrés Manuel López Obrador no para de crecer en la Ciudad.

Barrales, el triunfo y el riesgo

Y a propósito del PRD, nos aseguran que en la carrera por la presidencia nacional del partido quien
está logrando mayores consensos entre las diversas corrientes, en parte gracias a la operación del jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, y de su secretario de Movilidad, Héctor Serrano, es Alejandra Barrales. A doña Alejandra le reconocen que ha trabajado para el partido desde diversas trincheras: como senadora, diputada, funcionaria pública del gobierno de la ciudad y que se ha disciplinado, pues en la pasada elección dejó el paso libre a Mancera. Además de sus atributos partidistas, Barrales ha recibido apoyos y en las negociaciones con las tribus perredistas, a cambio del apoyo, les ha ofrecido que podrían llevar mano en la designación del próximo aspirante a la Jefatura de Gobierno y espacios en el Constituyente. El único riesgo es que si Barrales no logra un éxito en las elecciones de 2017 como líder nacional, se podrían complicar sus aspiraciones de llegar a la candidatura para jefa de Gobierno en 2018, y resulta que hoy por hoy, es ella la aspirante mejor posicionada del PRD en la capital.

¿Un caballo negro en el PAN?
Ante el posible conflicto interno panista para elegir al diputado que presida la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados en el segundo año, que inicia en septiembre, al parecer surge una opción para el presidente del partido, Ricardo Anaya. Nos dicen que a pesar de que sobresalen los nombres de Jorge Triana, Federico Döring, y hasta Gustavo Madero, hay una carta bajo la manga que don Ricardo podría jugar. Se trata del diputado de Nuevo León, Carlos de la Fuente, quien nos aseguran, tiene la confianza de don Ricardo y, nos dicen, significaría un mensaje de impulso a nuevos rostros jóvenes panistas. La decisión debe ser tomada antes de que termine agosto. ¿Tendrá Anaya su caballo negro?