martes, 12 de julio de 2016

19:03:00
Pedro Echeverría V.

1. Esa ha sido siempre la misión de las universidades: impartir materias o “conocimientos” para aprobar exámenes, obtener calificaciones, cursar grados, otorgar títulos y producir profesionistas para competir en el mercado de trabajo. La ANUIES, como todos los planes y programas de las universidades, mide su efectividad y eficiencia por la cantidad de egresados, maestros y doctores que producen como una mercancía para ofrecer en el mercado del empleo. Si es buena, mala o regular su producción profesional no es importante; lo esencial es que esté bien envuelta para su venta.

2. Dijo el responsable de la Asociación Nacional de Universidades (ANUIES) que “no se debe bloquear a primera instancia la reforma y se requiere de más información sobre lo bueno que tiene y la posibilidad que da a los maestros de poder mejorar en sus capacidades con cursos gratuitos que dará la Secretaría de Educación Pública, a través de la red de universidades que tiene la ANUIES”. Proponen que “ayudarán a los maestros de escuelas básicas a preparase para las evaluaciones”. Yo, conociendo a los profesores y después de laborar 12 años para CCH/UNAM y más de 19 años para la UADY, digo que esa propuesta no puede funcionar.

3. L@s porfesor@s no necesitan profundizar en programas de materias liberales y memorizar “profundos conocimientos” para que reciten a sus niños de preescolar y primaria; lo que los maestros necesitan es: a) el enraizamiento mediante la reflexión, el estudio y la práctica, del significado del hecho educativo, muy difícil de encontrar entre los profesionistas universitarios de México y el sistema capitalista; es lo que se llama consciencia acerca de lo que hacemos. ¿Cómo se logra? Pensando con seriedad y diferenciando lo que es la educación real y la simple escolaridad que sirve para ascender en la pirámide social.

4. Los maestros no necesitan hacer ni que les hagan exámenes para medir nada. La conciencia se construye en el trabajo diario colectivo y se expresa en la participación comunitaria. Así debería ser en todo, pero mucho más entre los maestros que todo lo deben hacer organizados y asociados. ¿Qué han hecho los gobiernos, la burguesía, el sistema capitalista, sino dividir para controlar y dominar? Recuerdo que a fines de la década de los ochenta la SEP y la ANUIES nos clavaron la llamada Carrera Magisterial, y el sistema de investigación individualista en la Universidades (el SNI) para destruir y frenar las luchas colectivas de los profesores.

5. Desde entonces en todos los centros educativos el individualismo y el oportunismo de los académicos se hizo más recalcitrante en busca de más salarios, dinero, compensaciones. Se sabía que el objetivo de la clase dominante era enterrar para siempre las luchas colectivas y profundizar el dominio del sindicalismo espurio. Escribí entonces más de 20 artículos denunciando lo que venía, pero amigos y enemigos prefirieron la nueva ruta para competir y obtener mayores ingresos económicos. La defensa de los derechos y la dignidad no se obtiene en ninguna universidad porque es sólo producto de la conciencia y la honestidad.

6. ¿Qué le va a enseñar la UNUIES a los profesores de preescolar y primaria? ¿A pasar exámenes preparados por instituciones particulares como el CENEVAL? Les van a enseñar historia de personajes heroicos como Hidalgo, Morelos, Juárez o Flores Magón silenciando sus objetivos de lucha y sus estrategias contra el poder. Los conocimientos que requieren los profesores hay agrupados en la CNTE son sobre lo que se llama la educación liberadora de Freire, de Neil, de Iván Illich, de Raitmer, etcétera. Necesitan los maestros enterrar la escolaridad/manipulación, la disciplina autoritaria, los himnos, banderas y discursos que se imponen.

7. Pienso que muchos maestros de la CNTE pueden ser, al contrario, los educadores de funcionarios de la ANUIES. Pueden fácilmente enseñarles métodos o caminos hacia la liberación de las ataduras en forma de presupuestos públicos, de dineros que necesitan las universidades para poder mantenerse en pie. Espero conocer, por lo menos enterarme, de que algún rector le levantó la voz o por lo menos discrepó de las barbaridades de los secretarios de Educación. A los de la ANUIES les imponen cualquier “reforma educativa” y la aceptan sin chistar, les basta con que cada año les aprueben los millones que necesitan. (12/VII/16)