miércoles, 31 de enero de 2018

14:47:00
PEKÍN, 31 de enero de 2018.- Ingresó a la historia del periodismo de guerra bajo el nombre de "Ejecución de Saigón". Han pasado cincuenta años desde esa mañana del 1 de febrero de 1968. Los vietnamitas del sur y los aliados estadounidenses habían sido tomados por sorpresa por la Ofensiva del Tet, lanzada el 30 de enero, al comienzo de las celebraciones del Año Nuevo lunar. El Viet Cong se había materializado como fantasmas detrás de las líneas, también asaltando la embajada de Estados Unidos en Saigón, luchando casa por casa en la antigua capital imperial de Hue. Pero, de repente, la ferocidad de la incursión norvietnamita se vio anulada en la percepción de ciudadanos estadounidenses que veían las noticias de guerra desde sus lejanos hogares. Y fue por esta foto: "Ejecución de Saigón".

"Ejecución en Saigón". (AP)

Saigón, 1 de febrero de 1968: un Viet Cong fue capturado en el sitio de una masacre de civiles, una treintena de cuerpos arrojados a un pozo por las guerrillas norvietnamitas. Eddie Adams, fotoperiodista de Associated Press, estaba en la escena y comenzó a fotografiar mientras el prisionero con camisa a cuadros, short y descalzo estaba rodeado por soldados del Ejército de Vietnam del Sur. Lo llevaron al jeep del comandante sudvietnamita, el general Nguyen Ngoc Loan. El oficial bajó del vehículo, sacó su arma y la apuntó hacia la sien del joven Viet Cong. Y disparó. Una fracción de segundo, la cámara de Adams captó el horror de la cara contraída, luego el cuerpo en el suelo, apretujado en los espasmos de la muerte.

Esa imagen de ferocidad de los aliados, combinada con la impresión de que los poderosos militares estadounidenses no eran invencibles, como lo demostró la Ofensiva del Tet de más de un mes, convenció a muchos estadounidenses de que una guerra tan lejos del hogar era absurda. Pasaron años antes del final, pero la "Ejecución de Saigón" fue una chispa.

Pero "las fotos no cuentan toda la historia, no dicen el porqué", dijo Adams, a pesar de que la imagen le había dado fama mundial y el Premio Pulitzer. Trabajando, el periodista de The Associated Press se enteró de que el Viet Cong ejecutado se llamaba Nguyen Van Lem. Era un líder de escuadrón y, según los vietnamitas del sur, había asesinado a la esposa y a los seis hijos de uno de los oficiales del general Loan. Esos siete cuerpos estaban en la fosa común cercana. Esto, mientras tomaba la serie de fotos, Adams no lo sabía. "Pensé que el general solo quería amenazar al enemigo, aterrorizarlo para que revelara dónde se escondían los demás; por esto, mientras levantaba su brazo con la pistola, levanté mi cámara".

Cuando la foto en blanco y negro llegó a la oficina de Associated Press en Nueva York, hubo una reunión antes de decidir distribuirla. Recuerda el director de la sesión fotográfica de la AP de la época, Hal Buell: "Sabíamos que provocaría dos reacciones opuestas: las palomas habrían dicho:" ¿Vieron a quiénes tenemos de aliados en Vietnam del Sur?", mientras que los halcones habrían respondido: "No deberían haberla publicado"".

El general vietnamita Nguyen Ngoc Loan era considerado un héroe en Saigón, siempre a la vanguardia, galvanizaba a sus soldados en esos días de pánico. "Para mí era un asesino a sangre fría", explicó Adams. Pero luego, siguiéndolo durante días y semanas, cambió de opinión. No solo porque se enteró de la masacre de civiles perpetrada por el Viet Cong. "El general es un producto del Vietnam de estos tiempos", escribió en un artículo.

La guerra terminó con la retirada de los estadounidenses, con la bandera de estrellas y franjas retirada en el helicóptero del embajador en 1975. Entre los miles de vietnamitas del sur que huyeron a los Estados Unidos también estaba el general asesino. Cuando aterrizó en Estados Unidos, la Oficina de Inmigración y Naturalización lo reconoció de inmediato y pidió su expulsión. Eddie Adams fue invitado a testificar en su contra. Pero el periodista hizo lo contrario, lo defendió al contar las circunstancias de la "Ejecución de Saigón". Dijo en público: "Gané el Pulitzer por esa fotografía, me pagaron por mostrar a un hombre mientras estaba matando a otro hombre. Dos vidas destruidas y soy tratado como un héroe".

Al final, el Congreso estadounidense anuló la orden de expulsión, el ex general se estableció en Washington y abrió un restaurante que servía pizzas, hamburguesas y platos vietnamitas. Se mantuvo en contacto con Adams, los dos se hicieron amigos. Loan murió de cáncer en 1998.

Eddie Adams, quien murió en 2004, se sentía más orgulloso de sus fotos de 1977 que contaban la historia de la gente que huía de Vietnam reunificado. Esas imágenes ayudaron a convencer al gobierno de los Estados Unidos de que recibiera a más de 200,000 refugiados.

En marzo, el portaaviones estadounidense Carl Vinson visitará Vietnam. Signo de los nuevos equilibrios geopolíticos, con el gobierno de Hanoi preocupado por la fuerza de China. Por primera vez desde 1975, un gran contingente de marineros y aviadores estadounidenses pisarán el país donde Estados Unidos perdió su inocencia y el mito de la invencibilidad.(Guido Santevecchi / Corriere della Sera)

0 comentarios: