miércoles, 23 de agosto de 2017

22:31:00
BARCELONA, 23 de agosto de 2017.- Las autoridades holandesas han detenido esta noche a un español conduciendo una furgoneta con matrícula de España que portaba bombonas de gas cerca de una sala de conciertos, según confirmó el alcalde de Rotterdam, Ahmed Aboutaleb.

En rueda de prensa, el alcalde explicó también que el conductor, “de nacionalidad española”, se encuentra en dependencias policiales para ser interrogado. “El vehículo llamó la atención porque estaba dando vueltas recorriendo la misma zona”, lo que sorprendió a las fuerzas policiales. La furgoneta no está a nombre del conductor, sino que era alquilada y procedía de España.

Fuentes de la división antiterrorista de la policía holandesa han asegurado que este incidente no guarda ninguna relación con los recientes atentados en Barcelona y Cambrils.

La Policía holandesa ha detenido a un hombre de nacionalidad española en estado ebrio que conducía una furgoneta "llena de bidones de gas" y que circulaba cerca de una sala de conciertos de Rotterdam, donde se iba a celebrar una actuación la noche de este miércoles. Según ha podido saber este periódico a través de fuentes antiterroristas, el incidente no tiene conexión con los atentados ocurridos la semana pasada en Barcelona y Cambrils.

El Ayuntamiento de Rotterdam canceló esta noche todos los eventos previstos para hoy, incluido un concierto, tras las alertas que recibieron -aseguró el alcalde- de la Policía española sobre “una amenaza” para la ciudad.

La alerta advertía de “la amenaza de un posible ataque” que tendría lugar durante la celebración del concierto de la banda de rock californiana “Allah-Las”.

Aboutaleb explicó que la información ofrecida por la Policía española “era lo suficientemente seria” como para tomar la decisión de cancelar el evento.

En tal sentido añadió que “aún es demasiado pronto para sacar conclusiones” e informó de que las investigaciones están en marcha para determinar “la relación del conductor español con la posible amenaza”.

La banda de música fue trasladada a un lugar seguro y las calles colindantes a la sala de conciertos fueron desalojadas.

Este incidente se produce menos de una semana después del doble atentado en Catalunya y en un contexto de fuerte amenaza terrorista en Europa. Hasta el momento, los Países Bajos han sido salvados de la ola de ataques que sacuden a sus vecinos cercanos europeos. El coordinador para el Terrorismo y la Seguridad anunció esta noche que el nivel de amenaza terrorista en Holanda permanece sin cambios, en el nivel cuatro de cinco.

En junio, un holandés, conocido por las autoridades como potencialmente radical, fue arrestado mientras filmaba frente al Estadio Philips en Eindhoven (sur), uno de los estadios más grandes de los Países Bajos. El arresto tuvo lugar unas semanas después del ataque en Manchester, que había causado 22 muertos en la salida de un concierto de la estrella pop Ariana Grande. (La Vanguardia / El Mundo)

0 comentarios: