miércoles, 23 de agosto de 2017

14:09:00
Pedro Echeverría V.

1. Si Fox goza feliz con sus genes de chachalaca y rata, como se ha dicho; si AMLO tiene genes de Chávez y Maduro, como el mismo Fox ha repetido; ¿de qué genes goza Aurelio Nuño, el secretario de Educación, que sólo le queda el obstáculo Meade, para que el presidente Peña Nieto lo haga candidato presidencial del PRI? La realidad  es que suena un poco tonto hablar de “genes” en política cuando intervienen mil un cosas: las relaciones, el dinero, los apoyos, la situación. Yo me pregunto: ¿Con cuánta fuerza cuenta Peña para imponer a un candidato que no parece tener ninguna capacidad o inteligencia para moverse? Me responden de inmediato: “Si Fox y Peña llegaron y gobernaron, es que cualquiera puede hacerlo.

2. Luego de ver las bobadas y tonterías de Fox en la Presidencia, mucha gente se pregunta: ¿cómo pudo gobernar seis años? La gente suele olvidar que los presidentes cuentan con muchas oficinas de asesores con títulos académicos donde están encerrados cientos de ellos analizando y discutiendo cada uno de los problemas que se presentan. Cuando amanece tanto el presidente como todos los altos funcionarios, reciben un informe y una solución de cada problema propuesto como resumen de más de un centenar de asesores. Mientras los que nos informamos muy temprano leemos el primer periódico, los presidentes y sus ministros ya cuentan incluso con propuestas de solución. Cualquier presidente por más imbécil, cuenta ya con respuestas.

3. Así que Nuño sí es apto para la Presidencia, sobre todo porque en dos años pudo quitar el empleo a miles de profesores, suspenderlos, amenazarlos, encarcelarlos, descontarles su salario y, lo más importante: cerrarles cualquier “diálogo”, cansarlos, agotarlos, para luego, desbaratarles sus plantones y manifestaciones. Obviamente él actuó como un militar que ordena frente a un magisterio que –a pesar de ser vanguardia de las luchas nacionales durante varios años- sigue pensando en la paz, la concordia, las buenas maneras, sobre todo en la educación de los niños. Pienso que la lucha de los maestros ha crecido, pero aún hay un 60 por ciento totalmente controlado por los líderes espurios y por los gobiernos del PRI/PAN.

4. Es realmente preocupante el control vertical, mafioso, muy duro, que ejercen los líderes vendidos, espurios, “charros”,  sobre el 60 por ciento del millón y medio de profesores del país. Los secretarios de Educación, con toda su ignorancia e incapacidad, han preferido repartir millones de pesos entre esos dirigentes “charros” con el fin de que cierren más el control del magisterio ofertándoles  más lucros o prebendas para ganarlos. Si la CNTE comenzó dominando seis estados y hoy cuenta con mucha fuerza en 12 secciones de las más importantes y combativas, la realidad es que el control de los líderes venales es más grande porque cuentan con todo los medios de corrupción. Parece que hay que realizar más trabajo político/sindical.

5. A pesar de que nunca he votado ni he sido electorero, he reunido muchos datos, he atado muchos “cabos sueltos” que me dicen que esta vez PRI, PAN, PRD, se la van a pelar porque López Obrador se los va a joder. Así que los Nuño del PRI, Anaya del PAN, Mancera del PRD, van a tener que enrollársela y tragársela. Lo importante es saber qué hará López Obrador con la Educación y cómo extenderá su solidaridad con los maestros de lucha, es decir con la CNTE. Seguramente, como es obvio, se lograrán cambios importantes hacia la izquierda en beneficio de la educación; pero, ¿serán suficientes para que digamos que estamos avanzando hacia la transformación del país y no repetir que son “gatopardismo” o más de los mismo? (23/VIII/17)

0 comentarios: